08. VAYISHLAJ | Y ENVIÓ

08. VAYISHLAJ | Y ENVIÓ

Torá:  Génesis 32:3-36:4

Haftará: Os. 11:7-12, Abdías 1:1-21

H:B:H:  Mat. 2:3-23

 

INTRODUCCIÓN

Yaakov sabía que su regreso era un camino muy riesgoso. había pasado por este lugar hacía muchos años, aquí se le apareció Jhvh, y le hizo promesas increíbles en el momento menos esperado. A Yaakov le gustaba cambiar de nombre los lugares que le significaron importantes en su vida, y a ese “terrible” lugar lo llamo:

 בֵּ֣י ת    אֱלֹהִ֔ים וְזֶ֖ה שַׁ֥עַר הַשָּׁמָֽיִם

Beit Elohim vezaj shaar Hashamayin

“Casa de Di-s y puerta del cielo”

 

Ahora después de 20 años vuelve por estos lugares y ve ángeles de Di-s allí y llama al lugar

 ש־הַמָּק֥וֹם הַה֖וּא מַֽחֲנָֽיִם׃

jamakon  jamu Mahanayin

Campamento de Di-s – Mahanayin.

 

Pero en esa noche tenían que cambiarlo a él y a su nombre, pues se enfrentaría con un Ser muy especial. Este Ser es muy distinguido porque es llamado ¡Varón!.

Ha habido muchas conjeturas sobre esta enigmática persona,

hoy sabemos que es una teofanía de la persona del Mesías.

Yaakov había sufrido mucho el tiempo que vivió en Padan-Aram por encontrar una esposa, y después que fue perseguido por su suegro Lavan, finalmente se encontraron y se despidieron en paz. Ahora se enfrentaba a un problema escondido por 20 años, que nuevamente salía a luz. ¡Esaú!

 

Gen. 32:3-8, Yaakov no sabía cómo sería el reencuentro con Esaú, pensaría que la ira de su hermano habría menguado después de veinte años, pero cuando los mensajeros regresaron le dijeron que Esaú venía a su encuentro con 400 hombres más, él pensó lo peor; cuando huyó de su casa solo huía de su hermano, pero ahora se enfrentaría contra Esaú y 400 hombres más.

¡El problema había crecido!

En su desesperación y su miedo, hace una oración reveladora de su condición humana, le recuerda a Di-s sus promesas y sus palabras, pero entre ellas le dice a H’Shem: “a Esaú le temo”.

¡él temía al hombre más que a Di-s!.

Como siempre esta vez preparó una barricada de protección, de enviar regalos uno tras otro para apaciguar la ira de su hermano, y dividió su gente en dos campamentos.

Aunque su regreso era peligroso porque iba a ver al hermano que juró matarlo. Él no sabía que antes de enfrentarse con su hermano tenía que enfrentarse con Di-s y consigo mismo.

Escrito esta: Todo lo que el hombre sembrare esto también segará” (Gal. 6:7)

Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, más a otros se les descubren después (1Tim 5:24).

Así como Yaakov, tenía un perseguidor a su espalda que finalmente quedó zanjado porque intervino H’Shem, ahora tenía un problema antiguo delante de él sin resolver que se llamaba Esaú.

La solución es tratar con nuestros errores cuando los cometemos. Yaakov finalmente tuvo que enfrentar a Esaú para resolver la demanda de sus hechos. Cuando hacemos algo malo a alguien, hay que hacer inmediatamente todo lo posible para hacer las paces.

Cuando cometemos un error, debemos reconocer y corregirlo, hacer todo lo posible para solucionarlo.

Yeshúa nos enseñó esto: Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel… (Mateo 5:25).

Esta escrito: “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Ro 3:23).

Tenemos detrás nuestro un adversario que nunca podemos apaciguar, se llama Diablo y Satanás, la serpiente antigua, este acusa a los hermanos de noche y de día. Siempre tiene una cosa para acusar a cada uno de nosotros. Su trabajo consiste en grabar nuestros pecados y transgresiones y presentar cargos contra nosotros en los tribunales de la ley de Di-s. Él no toma sobornos, y nunca se olvida. No importa cuánto tiempo hace que sucedió, él tiene una demanda contra nosotros que no podemos escapar.

Así como H’Shem intervino entre Lavan y Yaakov también en nosotros intervino con la obra de justificación que hizo en Yeshúa el Mesías a nuestro favor, delante del Padre, Esta escrito:

  • “Justificados pues por la fe tenemos paz para con Di-s por medio de Yeshúa Hamashiaj” Rom. 5:1.
  • “Ninguna condenación hay para los que están en el Mesías Yeshúa” Rom. 8:1,

 

Por eso nos preguntamos:

¿Quién acusará a los escogidos de Di-s? Di-s es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? El Mesías es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Di-s, el que también intercede por nosotros” (Rom. 8:33)

Esta es la obra que hizo H’Shem por medio de Yeshúa Hamashiaj, no solo nos perdonó, sino que quitó de nuestras vidas toda condenación y también limpia nuestras conciencias de toda obra muerta para servir a un Di-s vivo y verdadero. (He 9:13)

Todos nos enfrentamos a juicio. Todas las experiencias espirituales que Yaakov había vivido eran bendiciones que venían sobre él. Pero en el reino de Di-s nuestro carácter debe ser congruente con las leyes del reino.

Todas las bendiciones que oyó eran sobre él, pero cuando dijo. “a Esaú le temo” más que a Di-s, por eso ahora H’Shem trataría con su persona y carácter al luchar contra aquel Varón que era H’Shem mismo y poner fin al temor al hombre para que tenga temor de Di-s.

Di-s lo llevó al lugar y momento donde trataría con su vida, ese encuentro fue muy dramático para Yaakov. El profeta Oseas describe el momento y la razón de aquella lucha, desde su nacimiento quería la bendición y luchaba por ella:

En el seno materno tomó por el calcañar a su hermano, y con su poder venció al ángel. Venció al ángel, y prevaleció; lloró, y le rogó; en Bet-el le halló, y allí habló con nosotros” (Os.12:3)

Cuando ya no podía seguir peleando con aquel Varón se dio cuenta que este era alguien divino, y cayéndose se aferró a Él y le lloró, y le rogó que no lo dejara, no podía quedar derrotado sin nada. llorando le dijo.

 

“No te dejare sino me bendices” (Gen. 32:26)

 

y el Varón le dijo: “declárame tu nombre” no le dijo “dime tu nombre” era como decirle descríbeme quien eres” y él dijo “Yaakov” y todo lo que implicaba su nombre, su vida, sus intereses y sus luchas cada vez que lo llamaban Yaakov, decían suplantador, el que siempre estaba detrás buscando como aprovecharse de otros.

Y el Varón le dijo: No se dirá más tu nombre Yaakov, sino Israel; porque has luchado con Di-s y con los hombres, y has vencido” (Gen. 32:28)

Por la mañana todos vieron a un Yaakov dramáticamente cambiado, su condición era distinta, su manera de andar era otra, y su nombre era nuevo, ¡Israel!

Un hombre que había luchado con Di-s y con los hombres y había prevalecido, un nombre dado por Di-s.

Por eso cuando Esaú vio a su hermano vio a Israel.

No podemos censurar a Yaakov por lo que hizo, ya que es muy común en nosotros depender de nuestras fuerzas y astucias antes que de H´Shem.  Antes de enfrentarse con aquel Varón, él prepara una barrera de protección de su vida, poniendo a todos por delante:

  • Envía regalos con los siervos con cada manada de animales, un total de 580 animales más los siervos y siervas.
  • Separa los demás animales en dos campamentos
  • Separa a sus hijos y a las madres en dos campamentos,
  • Separa a las siervas y las esposas en cuatro espacios, Bilha y sus hijos primero, luego Zilpa y sus hijos, después Lea y sus hijos y termina con Raquel y su hijo,
  • Y al último, Yaakov quedó solo. Porque dijo: Apaciguaré su ira con el presente que va delante de mí, y después veré su rostro; quizá le seré acepto”. dice el texto:“Pasó, pues, el presente delante de él; y él durmió aquella noche en el campamento” (Gen. 32:21)
  • Pero después de aquella noche de lucha con aquel Varón todo cambio en su vida y ahora Yaakov hace lo que menos pensó, dejo de cuidarse primero, no se ocultó en nadie más, ahora tomo la delantera para proteger a los demás y se enfrentó solo ante su hermano: “.. paso delante de ellos y se inclinó a tierra siete veces, hasta que llego su hermano”(Gen. 33:3)

 

LECCIONES

Hay muchas lecciones para extraer de esta historia. He aquí algunas de ellas:

  1. Creer más al Señor y sus promesas para vivir confiados en su palabra. Ellas deben fortalecer nuestra fe y que sean más confiables que las experiencias circunstanciales.
  2. Ser agradecidos por los bienes que hemos recibido de él a través del tiempo.”pues con mi cayado pasé este Jordán, y ahora estoy sobre dos campamentos” (Gen. 32:10) Nunca “el tiempo pasado fue mejor” hagamos un resumen; con el Señor nunca andamos en pérdida, siempre vamos de triunfo en triunfo, y recibiremos de él cien veces más, y al final la vida eterna. (Mateo 19:29)
  3. En cuanto a la revelación del Nombre ¿Por qué el Varón no le declaró su nombre? (Gen. 32:29) Porque a H´Shem no se le conoce por una definición temática, de nombres o de adjetivos, sino por revelación de su naturaleza y carácter, a aquel que tiene temor de Di-s y que anda de acuerdo con la voluntad de Di-s. Por esta razón el judío se refiere a Di-s como H’Shem (el Nombre) y no lo menciona tan liviana e irresponsablemente como muchos.
  4. El temor de Di-s es vital para aquel que quiere ser el indicado para servirle en cualquier lugar donde Él lo lleve.

 


Parashot Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *