09. VAYESHEV | Y HABITÓ

09. VAYESHEV | Y HABITÓ

Torá: Génesis 37: 1-40:23

Haftará: Amós 2: 6-3: 8

H:B:H: Evangelio: Mateo 1: 18-25

INTRODUCCIÓN

En esta parashá, Vayeshev, “El se estableció” o «habitó»  aunque la frase se refiera a la vida de Yaakov, podemos decir que H’Shem quiere establecer en nosotros de sus cualidades y características para que confiemos en El plenamente.

Aquí H’Shem nos revela su plan magistral, eterno y maravilloso, nutrido del Mesías, por así decirlo en cada palabra. Vemos que su propósito eterno, no puede ser alejado o distorsionado por nada, ni por nadie. Nos deja admirados su sabiduría de conducir todas las cosas, y contar con nuestro libre albedrío.

A pesar de nuestras limitaciones y debilidades nos hace responsables de lo que hacemos. Sin embargo, logra que sus propósitos se cumplan, y que nuestros actos y circunstancias que vivimos en esta vida presente (Olam Haze) finalmente sirven para formar nuestro carácter, y nos haga madurar para el Mundo Venidero (Olam Hava) sin pasar por alto nada. Lo hace bondadosamente y con el buen gusto que tiene, para que quedemos maravillados por ello.

H¨SHEM ES BUENO, Y LO MALO QUE NOS SUCEDE TAMBIÉN ES BUENO

Cuando leemos en esta parashá,

  • El odio de los hermanos de Yosef el hijo preferido de su padre, que fue vendido como a un animal y terminó como esclavo en Egipto.
  • El relato del pecado oculto de Judá con su nuera Tamar y que después de meses sale a luz trayendo hijos bastardos.
  • La reacción de la esposa de Potifar una mujer despechada porque Yosef no acepta sus provocaciones y en venganza lo echan en la cárcel.
  • La ingratitud de aquel copero de faraón a quien Yosef le hizo un gran favor y cuando a este le fue bien se olvidó de Yosef.

Nos parece injusto lo que le tocó vivir a Yosef. ¿Alguno podría decir estoy bien, si le sucediera solo algo de ello?

No entendemos muchas circunstancias que vivimos a diario, nos trae confusiones porque pensamos que no somos los causantes de los problemas en las que estamos envueltos. Algunos diríamos que es el castigo de Di-s como consecuencias de las malas acciones que hemos hecho o vivido antes. O lo injusto de los males que vivimos y que H´Shem no ha hecho nada para evitar que nos suceda.

En los Salmos 105:17-18 dice: “Envió un varón delante de ellos; A José, que fue vendido por siervo. Afligieron sus pies con grillos; En cárcel fue puesta su persona. Hasta la hora que se cumplió su palabra”

“Hasta la hora que se cumplió su palabra” todo lo que Yosef vivió es porque H´Shem lo había dicho hasta que su palabra se cumpliera.

Esta parashá Vayeshev nos enseña que todos los acontecimientos que nos rodean, y experimentamos, H’Shem los conoce, los ordena y los conduce siempre con mejores propósitos que no tenemos la menor idea del bien que será.

Las escrituras, ellas nos enseñan que H’Shem está haciendo algo grandioso en su propósito eterno, y hemos sido incluidos en su obra maravillosa, pero todos nuestros actos son nuestras decisiones y responsabilidades por nuestro libre albedrío y por la manera en que decidimos o actuamos al final seremos bendecidos o afectados.

Hay algunos errores de pensar cuando leemos estas cosas:

  1. Que “todo lo que sucede es la voluntad de Di-s y por eso no podemos evitarlo”, eso nos convierte en irresponsables e indolentes, Allí están las cosas para ver de qué manera participamos en solucionarlos, por eso es que Di-s nos ha puesto en esa circunstancia.
  2. “No podemos cambiar los designios de Di-s porque H´Shem así lo ha establecido”. Otro error, porque, aunque H´shem determina alguna cosa que nos resulte trágica o mal, es para que evitemos que nos suceda por cuanto nos está advirtiendo para que no seamos victimas del mal que ha de venir. Es como una profecía que se da al pueblo de Di-s, y también está la advertencia, si le hacemos caso al anuncio y obedecemos la advertencia no sufriremos el mal que ha de venir. Pablo dice:

“Más estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar.Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. 11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos” (1Cor 10:6-11)

 

PARA NOSOTROS ES UN LABERINTO, PARA H’SHEM TODO ESTÁ CLARO

Dos personajes surgen a partir de estos capítulos, Yosef y Yehudá como los protagonistas del pueblo de Israel y sus profecías. Yosef como nación, y Yehudá de quien vendría toda la realeza y por quien vendría ¡El Rey El Mesías Yeshúa!

Gen. 37:1-4 “Habito Yaakov en la tierra donde había morado su padre, en la tierra de Canaán, …”

Después de muchos años, de peregrinaje Yaakov vuelve a Canaán y allí se establece, Pero Esaú ya era jefe de tribus y poderoso. En cambio Yaakov , no tenía jefes, ni reyes (Gen. 35:11) ni tierras qué gobernar solo un pedazo de Siquem, ni tampoco tribus completas. Había sido un errante.

Un comentarista Delitzsch comenta que la grandeza mundanal y secular se obtiene más rápidamente que la grandeza espiritual.

Mucha de Las promesas de bendición espiritual requiere paciencia y fe.

Esperar mientras otros prosperan es una prueba de fe y perseverancia personal.

Pero el creyente no debe desalentarse ni afanarse sino fortalecerse y perseverar en la promesa de Di-s hasta que las reciba.

En Hebreos 6:12  dice:“… que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas

Yaakov había sido tratado por Di-s toda su vida y en esta nueva etapa el pensaría que ya todo estaba logrado, no sabía que H’Shem continuaría tratándolo, pero de diferente manera, porque H’Shem no había acabado.

Esta escrito:

“Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Di-s”  (Hech 14:22)

En Romanos Shaliaj Shaul nos escribe acerca de esto en (Rom 8:16-18)

«El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Di-s. 17Y si hijos, también herederos; herederos de Di-s y coherederos con Mashiaj, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 18Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”

Pedro hablando de la fe de los creyentes que estaban en aflicciones, nos escribe en su primera carta: (1Ped. 1:6-9)

“y si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 7para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Yeshúa Hamashíaj, 8a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; 9obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas”

 

Gen. 37:3  “Y amaba Israel a Yosef más que a todos sus hijos”

Yaakov experimento en su hogar los malos efectos del favoritismo de su padre con su hermano Esaú, fue una mala herencia, pero hizo lo mismo con sus hijos pues creo en ellos celos amargos, Yaakov no aprendió bien la lección.

Es muy probable que estuviera decepcionado de todos, de Rubén que lo traicionó con su concubina, de Simeón y Leví como asesinos, Yehudá su elección de una cananita, de los demás su mala conducta.

Solo Yosef era el único fiel en sus tareas y sensible a Yaakov. Y era el primogénito de la mujer que había amado.

El problema de muchos padres es que confunden el papel de padre al no aceptar que aunque los otros hijos son diferentes, siguen siendo sus hijos y debe amarlos a todos y esforzarse y ayudarlos a surgir a cada uno.

  1. 5-11“Y soño Yosef y sueño y le conto a sus hermanos”

No leemos en ninguna parte que H’Shem le haya hablado a Yosef, como a sus padres Abraham, a Ytjzak o a Yaakkov. Pero H’Shem le dio a Yosef el don de soñar e interpretar los sueños. Una manera de recibir la dirección de Di-s.

Era muy común en aquellos días en la fe de los hombres creer en los sueños, y lo interpretaban como mensajes y direcciones divinas.

Los hermanos lo creían así:

¿reinaras tu sobre nosotros o señorearas sobre nosotros?

Y eso les causaba mayor envidia. Y lo que los exaltó más aún, fue cuando en sus sueños incluyó a sus padres a verlo como un soberano:

 ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? 11Y sus hermanos le tenían envidia, más su padre meditaba en esto” (Gen. 37:11)

¿Por qué Yaakov meditaba en esto?

Porque veía que H’Shem se le manifestaba a Yosef en los sueños, así como a él, pero Yosef tenía el don de interpretarlos. Para Yaakov, Yosef era alguien muy distinguido, y por eso le hizo una túnica distinguida que solo le daban a los príncipes.

Y sus hermanos aborrecían a su padre porque hacia distinción y favoritismo entre ellos, menospreciaba a los demás y ponía a Yosef por encima de todos.

¿Es válido ahora creer en los sueños?

H’Shem ha dejado su máxima revelación a nuestra disposición, que no hay mejor y más clara revelación que su hijo Yeshúa Hamashiaj a quien debemos oir. Muy a menudo vienen hermanos sentimentales a darme sus revelaciones y sueños como si fueran mensajes de Di-s más importantes o más valiosos que la Palabra misma.

Está escrito en Hebreos 1:1-2

“Di-s, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”

  Y para evitar cualquiera duda Pedro nos escribe de manera más clara que ninguna experiencia es más confiable que la misma Escritura. En su segunda carta nos escribe diciendo:

16Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Yeshua Hamashiaj  siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. 17Pues cuando él recibió de Di-s Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. 18Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. 19Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2Ped 1:16-19)

 Gen. 37:18. “Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle”

 

La ley de la siembra y la cosecha es inevitable, como actuamos con los hijos y los demás también recibiremos el fruto de nuestras actitudes.

El resentimiento y el odio que durante años tenían los hermanos de Yosef, por ser los hijos de una madre que su padre no amaba, y ellos eran menospreciados, llego a su colmo. el resultado de la poligamia y de la predilección produjeron en ellos el deseo de asesinarlo.

La intervención de Rubén evito que lo mataran, y la de Yehuda sirvió para venderlo a los gentiles. Yosef termino como un esclavo en Egipto, desaparecido y eliminado por sus hermanos, y muerto ante su padre.

Podemos seguir cada detalle de la historia de Yosef pero debemos avanzar, y siguiendo la línea que observamos en la introducción, cada detalle que encontramos es de pleno conocimiento de Di-s, y aunque varias de ellas muestran malas actitudes de las decisiones humanas, sin embargo todas son usadas por Di-s, y llegan a cumplir con su propósito Divino.

El pasaje de la venta de Yosef nos habla de una figura acerca del Mesías que fue odiado y vendido por sus hermanos cuando vino la primera vez.

Figuras  proféticas de la vida de Yosef que se cumplen en el Mesías Yeshúa:

  1. Su padre le dijo “Te enviare a ellos.”  Yosef fue enviado por su padre a los hijos de Israel. El obedeció a su padre aunque implicara el rechazo y el sufrimiento causado por ellos.

Lo mismo pasó con Yeshúa, como está escrito en Lucas 20:13-15a:

Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizá cuando le vean a él, le tendrán respeto. 14Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra. 15Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué, pues, les hará el señor de la viña? 16Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros. Cuando ellos oyeron esto, dijeron: ¡Dios nos libre! 17Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito: La piedra que desecharon los edificadores  Ha venido a ser cabeza del ángulo? 18Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará”

  1. Fue a Siquem”  y le dijo a un extraño hombre “Busco a mis hermanos” Siquem significa hombro y alude a la viga que llevo Yeshúa en sus hombros camino al Golgota.

Yeshúa vino a buscar y salvar a los que se había perdido cuando vino la primera vez.

En Mat. 15:24 dice: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel

 

  1. 37:17b “Yosef fue tras sus hermanos y los encontró” 

Después de haber estado en Shejem, que representa la muerte y resurrección, el Mesías se fue en búsqueda de los hijos de Israel hasta encontrarlos. Nosotros somos el resultado de esa búsqueda.

–        «y los encontró” – Todos los hijos de Israel serán encontrados por el Mesías en los últimos días.

–        37.18 Tramaron contra el para matarlo.

Lo mismo hicieron con Yeshúa  Mat 26.4.

Despojaron a Yosef de su túnica, la túnica representa la autoridad y realeza  y no aceptaron esto sus hermanos de Yosef, de la misma manera hicieron con Yeshúa Mat 21.23: Salm 22:18.

Fue lazado a un pozo, es interesante leer que fue lanzado en dos pozos, uno en Siquem la tierra de Israel, y otro el en calabozo de Egipto. Uno para los judíos y otro para los gentiles.

“y se sentaron a comer pan, como en Yeshúa es muerto en Pesaj justo antes del inicio de los panes sin levadura.

“vendieron a Yosef”  Asi como vendieron a Yosef también a Yeshúa lo vendieron, Así como fue la idea de Yehuda venderlo, asi  también uno de sus discípulos llamado Judas  Iscariote lo vendió por 30 monedas de plata.

Tomaron la túnica de Yosef y lo mancharon con la sangre de un cabrito

La muerte del cabrito fue una muerte sustitutoria, a si fue la muerte de Yeshúa, fue el sustituto de nuestra condenación,

el macho cabrío era el animal para el sacrificio de Yom Kipur, asi también para nosotros.

Hasta aquí por ahora.

YEHUDA Y TAMAR

Gen. 37.26  El error de Judá empezó mucho antes, cuando se casó con una mujer cananea. Este quedo viudo y sus hijos le salieron malos y Di-s los mato. ¿Por qué? Algunos piensan que les ideas de una madre cananita impregno de maldad a sus hijos, y fue la que ocasionó la muerte de ellos.

Yehuda y Tamar es una historia muy abrupta en medio de la narración de Yaakov y Yosef,  En esta historia que concierne a Yehuda, la integridad de la descendencia corre peligro. Pero la acción arriesgada de su nuera Tamar previene para que la descendencia de Yehuda no sea cortada. Porque de esta descendencia viene el rey David y Yeshua Hamashiaj.

Yaakov profetizó:

 “no será quitado el cetro de Yehuda ni el legslador de entre sus pies, hasta que venga Siloh” (Ge. 49:10)

Y la Torá manda Deut. 23:2

 “No entrará bastardo en la congregación de Jhvh; ni hasta la décima generación no entrarán en la congregación de Jhvh”

De manera que eso sucedió con la brecha

  1. El mensaje de la Brecha abierta en el nacimiento de Farez
  2. La separación de generaciones grande brecha, mucho tiempo separado por causa de su nacimiento ilegitimo hasta que H´Shem volvió a incluir a la descendencia de  Yehuda (Dev 23:2)
  3. Con el nacimiento de Farez nos deja una figura profetica de la brecha o gran camino que nos abrió Yeshúa el camino que nos lleva al Padre, con Farez fue en su nacimiento con Yeshúa fue en su muerte.
  4.  “Esto era una figura y anuncio por medio de Farez con su nacimiento se abría una gran brecha, pero con Yeshúa se abriría con su muerte. Él es el que abrió el camino al padre con su muerte. por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne. (He 10:20)
  5.  El muro de separación que existía entre los judíos y los gentiles fue abierto con la muerte del Mesías Yeshúa para que de ambos pueblos sean no y estén en paz con Di-s.

“Porque El mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación” (Efes 2:14)

 

Yosef ante Potifar otra figura del Mesías a quien a través de su labor se manifestaría la bendición y prosperidad de Di-s.

La tentación de Yosef

La tentación sexual es persistente. La tentación sexual parece ser el obstáculo más común para vivir una vida de piedad para muchos hombres. Tal vez el hombre promedio no tenga que preocuparse por ser acosado por mujeres egipcias que se desvían sexualmente como Yosef, pero los hombres son asaltados diariamente por todo tipo de tentación. Yeshúa advierte que incluso mirar a una mujer con lujuria es un adulterio del corazón.

Lo peor de la tentación sexual es su naturaleza perniciosa. Aunque una persona puede conquistarla un día, regresa al día siguiente para otra ronda. Así también, la esposa de Potifar intentó seducir a Yosef día tras día.

A veces una persona se dice a sí misma: «Es inútil; no puedo oponerme a esta tentación». Cuando una persona ha intentado, ha fallado, ha vuelto a intentarlo y ha vuelto a fallar, puede sentirse incapaz de caminar en pureza. El apóstol Pablo anima a una persona así diciendo: «Ninguna tentación te ha sobrepasado, pero es algo común al hombre; y Dios es fiel, quien no te permitirá ser tentado más allá de lo que puedes, porque con la tentación proporcionará el camino de escape también, para que puedas soportarlo «(1 Co 10:13). Si nos desesperamos en la batalla con nuestra carne, seguramente fallaremos. El truco es nunca rendirse a uno mismo.

Yosef / José, enfrentó tentación implacable día tras día. Una de las estrategias que empleó fue la distancia. No solo se negó a mentir con la esposa de Potifar, sino que también se negó a estar con ella. A veces, cuando una persona ha prevalecido sobre la tentación, se dice a sí mismo: «Puedo soportarlo. Ya no necesito preocuparme por eso». El apóstol Pablo nos advierte: «Por tanto, el que piensa que estar firme, mire que no caiga» (1 Co 10:12). Una persona que lucha con la tentación sexual debe tomar todas las precauciones necesarias para garantizar que no caiga víctima.

Cuando Yosef se encontró solo en la casa con la esposa de Potifar, trató de saltar fuera de la casa, pero ella atrapó su prenda y se deslizó de su cuerpo. El ni siquiera se molestó en intentar recuperarlo. En cambio, huyó de su presencia. No fue una resistencia pasiva a la tentación sexual o una determinación rígida lo que lo llevó a través de la prueba. Más bien, huyó de la posibilidad del pecado.

El salto de Yosef de la adúltera se encuentra detrás de las advertencias del apóstol Pablo de «huir de la inmoralidad» (1 Co 6:18) y de «huir de las pasiones juveniles» (2 Ti 2:22). Con respecto a otras tentaciones, Pablo nos dice que nos mantengamos firmes. En 1 Co 16:13 dice: «Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, actúen como hombres, sean fuertes». Sin embargo, con respecto a la tentación sexual, nos dice que huyamos por nuestras vidas. Así como salto José, nuestro objetivo debe ser salir de cualquier situación en la que enfrentemos la tentación sexual lo más rápido posible.

Si una persona cae presa de la tentación sexual, debe confesar inmediatamente su pecado, renunciar a él y comenzar de nuevo. Debería decirse a sí mismo: «Comenzaré de nuevo. En el Mesías, soy una nueva criatura. Comenzaré de nuevo ahora mismo, limpio del pecado, una nueva criatura en Yeshúa, que elimina mi pecado». Incluso si necesita hacer esto varias veces al día, una persona nunca debe abandonar la pelea. Aunque puedas tropezar, nunca abandones la pelea:

Bienaventurado el hombre que persevera en la prueba; por una vez que haya sido aprobado, recibirá la corona de vida que el Señor ha prometido a los que lo aman. (Santiago 1:12)

La mezquina venganza de la mujer causó la caída de José, pero adelantó los grandes propósitos de Dios


Con más de 40 años en el ministerio, y un llamado especial de llevar el mensaje de salvación al pueblo judío, el rav. Enrique fundó la congregación judía mesiánica Bejatzrot Yeshúa.

Parashot Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *