38. KORAJ | CORÉ

38. KORAJ | CORÉ

INTRODUCCIÓN

Coré y sus cómplices, Datán y Abirám, habían presentado una serie de cargos graves contra Moisés (Núm. 16:12-14). Coré era un levita y no estaba satisfecho con su posición de servicio en el Tabernáculo. Quería tener una posición similar a la de Aarón, y reemplazarlo.

Datán y Abirám, que eran rubenitas, tenían un motivo diferente. Como descendientes del primogénito de Jacob, deben haber pensado que merecían ser los líderes de Israel. Recordaron el reciente fracaso en entrar en la Tierra Prometida y culparon a Moisés por la derrota de Israel por parte de los amalecitas y los cananeos (Núm. 14:39-45). Aunque Moisés les había advertido a los israelitas que habían perdido la oportunidad de ocupar la Tierra Prometida, estos rebeldes ingratos culparon a Moisés (Núm. 15: 41-45).

Es de notar que el clan levítico de los coatitas (al cual Coré pertenecía) acampaba al lado sur del tabernáculo, y la tribu de Rubén se ubicaba en el lado sur del campamento (Núm. 2:10; 3:29). Su proximidad facilitó que hicieran causa común. Parece que varios de otras tribus se juntaron a ellos también en la rebelión según Núm.16:2. Aunque sus quejas específicas eran diferentes, se juntaron contra la autoridad de Moisés y Aarón.

Un análisis de esta Parashá Koraj, un episodio de la vida del pueblo de Israel en el desierto, nos habla de la naturaleza del espíritu de facción.

  • Una fuerte antipatía común contra el espíritu y la ley del orden, que H’Shem había establecido.
  • Una agitación de cabezas ambiciosas.
  • Una coalición de intereses egoístas y opuestos.
  • Un maquinado motín de las masas.

Pero esta misma Parashá también nos habla de la grandeza del amor de Di-s, de su misericordia, paciencia, bondad, justicia, y fidelidad con sus promesas con sus amados, Abraham, Yitjzak y Yaakov, y para con su pueblo Israel. Que, aunque ellos en su momento no quisieron entrar a la tierra que H’Shem prometió entregarles, de todas maneras, lo hizo con la siguiente generación.

  1. La acusación de Coré no es correcta porque buscan el sacerdocio que solo H’Shem estableció, su queja no es contra Aarón porque él nada es, sino contra Adonay. Y son puestos a prueba que Di-s muestre a quien elige. Mediante un privilegio sacerdotal.
  2. La rebelión de Datán y Abirám tampoco es correcta porque sólo H’Shem nombra a quien él quiere poner en su obra. Y no es Moisés quien se ha levantado por sí mismo. Mostrando la autoridad que le acompaña al elegido por H’Shem, El respalda su palabra (en este caso las palabras de Moisés).

En ambos casos hay muerte de los conspiradores y de todos los que se unieron a la rebelión de Coré, de Datán y de Abirám, ¿Cómo habría quedado de impresionado On hijo de Pelet quien también se había unido con ellos, pero después no fue mencionado más?

Es muy posible que también haya sido uno de los 14,700 que murieron por la plaga.

LA CONTAMINACIÓN POR UNO A MUCHOS

En hebreos, Di-s nos habla de lo gravemente malo que es la amargura en el corazón porque priva a Di-s depositar su Gracia a aquel que tiene una raíz de amargura que contaminara otros también:

Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que, brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados. Hebreos 12:15

Este fue el proceso como se desarrolla cualquier plan entre la gente. 

  • En Núm. 16:1-2, nos dice que fueron Coré, Datán y Abirám, los incitadores de tal rebelión, pero juntaron a 250 hombres más. Es claro que había sido preparado de antemano todo esto.
  • ¿Cómo lo hicieron? En sus casas. En Núm. 16:27 nos habla de “tiendas” (Hb. Mishkán), y este término solo se decía a la tienda de reunión, al Tabernáculo. Ellos habían hecho otro tabernáculo fuera del que H’Shem había mandado.
  • Núm. 16:19 dice: ya había juntado a toda la congregación”, los que había representado a ellos y los curiosos.
  • Núm. 16:41 “el día siguiente toda la congregación de los hijos de Israel, murmuró contra Moisés y Aarón”. Ahora ya eran todos los contaminados.
  • Núm. 16:50 indica que no murió toda la congregación, porque Aarón hizo expiación entre los vivos y los muertos.

EL ULTIMÁTUM DE DI-S

Como toda esa muestra de juicios de parte de Di-s no fue suficiente para los hijos de Israel, fue necesario que H’Shem hiciera algo más para que ya no haya más rebelión contra Aarón, por eso vino el milagro de la vara de Aarón.

LA VARA DE AARÓN REVERDECE (NUM. 17)

En cuanto a la vara de Aarón, la gente se aterrorizó porque la vara de Aarón reverdeció, y dijeron:

“Quien podrá ahora estar en la presencia del Señor, … porque moriremos, o estamos muertos?”

Este hecho nos recuerda la misma actitud cuando volvió a su mente la presencia de H’Shem en el monte del Sinaí en Éxodo 20:19:

“Habla con nosotros, y lo escucharemos; pero no dejemos que Di-s hable con nosotros, no sea que muramos”.

Sólo que ahora el sentimiento es con referencia a Aarón, y no a Moisés, y con referencia, no a que Di-s se les acerque, sino a lo que les sucedería si se acercaran a Di-s.

LOS MENSAJES DE LA VARA DE AARÓN

La Vara de Aarón que reverdeció trajo varios mensajes:

Núm. 17. La vara en ciernes de Aarón, con sus flores y frutos, es un certificado de su llamado sacerdotal. Las varas que representaban a cada tribu con ínfulas de sacerdotes eran secas y muertas como testigos de un sacerdocio muerto. La vara de Aarón era un mensaje de que fue muerto del cargo, pero ahora vivo por Di-s.

(“La vara del sacerdote elegido debe volver a cobrar vida por el poder milagroso de Jhvh, ante cuyo rostro están las varas. Es decir, el sacerdote, aparte de su cargo, es un hombre natural, Y como tal, está sujeto a la muerte, y se encuentra fuera del poder y la plenitud de la vida, como un bastón cortado y seco. Pero por la consagración del aceite de la unción y las vestiduras, entra en él y sobre él, en el poder de Jhvh, la nueva vida del Espíritu, para que pueda impartir de su plenitud a los demás”)  “Vida entre los muertos” Rom. 11:15.

Esto es una confirmación del ministerio sacerdotal de Aarón a diferencia de los 250 que quisieron ser los sacerdotes, que llevaron incienso y murieron, y el incienso que Aarón llevo detuvo la muerte.

¿Por qué H’Shem los mató?

Porque ninguno había pasado los requisitos imprescindibles que H’Shem había establecido. Ser escogidos por H’Shem, ser dedicados a Él, bautizados y purificados, ser rasurados con navajas, ser expiados, ser consagrados, y llevar el incienso en el momento indicado. Y ninguno de estos 250 lo hicieron, no cumplieron los requisitos.

La figura del mesías Yeshúa: Vivió, murió y resucitó. Vida después de la muerte. Su vida en la tierra asumió todos los sufrimientos del hombre y por su muerte cayó sobre él todos nuestros pecados. Y resucitó con una vida inmortal. La vida que da a todos los que creen en su Nombre, que los judíos nunca imaginaron,

El mensaje de la resurrección de la vara, era la confirmación del ministerio de intercesión eterno, según el orden del sacerdocio de Melki tzedek, porque aquella vara antes estuvo en las manos de Aarón, ahora esa vara reverdecida estará en el Arca delante de la presencia de JHVH.

La resurrección de la vara era el mensaje de nacer de nuevo. Aarón fue contaminado con los muertos y debía ser purificado, por eso fue que la vara seca y muerta tuvo que recibir de Di-s la nueva vida, y esa era la razón por la que la vara tuvo que reverdecer desde sus orígenes, las raíces, las hojas, las flores, los renuevos y los frutos. Así es todo aquel que ha nacido de nuevo, no es solo creer con la mente, sino, de lo más profundo de su corazón, desde las raíces de su vida.

La misión del sacerdote. Aunque Aarón fue contaminado con los muertos, porque su misión fue ponerse entre los muertos y los vivos para que la muerte no siga matando. Esta es la misión del sacerdote; velar porque la vida de cada creyente este viva entre los muertos.

Puesto que el incienso era símbolo de la oración (Éx.30:8; Sal.141:2, Lc.1:10, Ap. 5:8; 8:3–4) Aarón en efecto se había puesto entre la gente para interceder por ellos en oración. Debía ser claro para todos que un incensario en la mano de un hombre de Di-s era mucho más efectivo que 250 de esos aparatos en manos de esa cantidad de pecadores.

 


Con más de 40 años en el ministerio, y un llamado especial de llevar el mensaje de salvación al pueblo judío, el rav. Enrique fundó la congregación judía mesiánica Bejatzrot Yeshúa.

Parashot Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *