YESHÚA Y LA FIESTA DE JANUCÁ


Janucá, o “La fiesta de la Dedicación,” sobresale de entre las otras celebraciones de la Biblia. Esto se debe a que no se encuentra entre las fiestas del Señor en Levítico 23. Pero a pesar de que Moisés no habla de Janucá, no deberíamos de asumir que no es una fiesta bíblica. Ya que como podremos ver más adelante, sí se menciona en pasajes posteriores de las Escrituras.

Celebración judía tradicional

Janucá es un día de fiesta agradable con costumbres ricas en significado. Cada año, comenzando con el veinticinco de Kislev, la comunidad judía comienza sus ocho días de celebración. El foco de atención de la fiesta es la janukía, la menorá de Janucá con nueve brazos. La menorá normal, como la vemos en el símbolo moderno del estado de Israel, tiene siete brazos. Los ocho brazos de la menorá de Janucá nos recuerdan el milagro del aceite que duró ocho días; y cada día se enciende el número apropiado de velas. Destaca entre los demás el noveno brazo (en el centro con cuatro brazos de cada lado), éste lleva la vela que se usa para encender las otras velas y se llama shamash (“siervo” en hebreo). La janukía se enciende después del crepúsculo, y normalmente le sigue una cena festiva.

Después de pronunciar las bendiciones, la tradición es cantar cantos festivos. Se disfruta entonces la cena, con sus platillos tradicionales. Debido al milagro del aceite, se acostumbra servir platillos fritos en aceite, como por ejemplo los latkes (panqueques de papa) y los sufganiot (buñuelos israelís). Puede que no sea lo mejor para nuestra dieta, ¡pero es una manera deliciosa de recordar el milagro de Dios en Janucá!

Otro recuerdo del milagro de esta fiesta es el juego de dreidels. Estas peonzas pueden ser de plástico o de madera y llevan una letra hebrea diferente en cada uno de sus cuatro lados: Nun, Gimel, Hey, y Shin que representan la frase Nes Gadol Hayá Sham (“Un gran milagro ha sucedió ahí.”) La historia detrás del dreidel es muy interesante.

Se cuenta que, durante el período macabeo, los niños judíos de Judea, querían estudiar la Torá, pero las políticas antisemitas de los sirios, lo hacían muy difícil. Crearon una solución muy creativa: Estudiarían los rollos de la Torá en las calles. ¡Si se aproximaba un soldado extranjero, escondían rápidamente el rollo y sacaban los dreidels fingiendo estar absortos en un juego de trompos o de peonzas! Cuando se iba el soldado, ¡reanudaban el estudio de la Torá!

En la celebración moderna, se juega a los dreidels o sevivón por diversión. Cada letra hebrea tiene su propio valor para llevar la cuenta. A los niños se les regala gelt (dinero) de Janucá; que por lo general son monedas de chocolate cubiertas de papel aluminio, éstas se usan para apostar y hacer el juego más interesante.

Recientemente, la costumbre de dar regalos ha encontrado lugar en la celebración de esta gozosa fiesta. Muchas familias les dan a los niños gelt (dinero) de verdad, tal vez una moneda por cada año de edad que tengan. Estas tradiciones no tienen nada de malo, son tan solo una adaptación judía en respuesta a la costumbre navideña de obsequiar regalos.

La gente frecuentemente trata de establecer una conexión entre la Navidad y Janucá, simplemente porque se llevan a cabo al mismo tiempo. Sin embargo, éstas celebran dos eventos totalmente distintos. La primera: el nacimiento del Mesías; y la otra: la liberación de Israel de la mano de sus opresores. Cualquier mezcla entre las dos celebraciones, a menudo es fabricada por el hombre. Sin embargo, hay una gran cantidad de razones convincentes para que los creyentes en Yeshúa celebren Janucá.

 

Puede que algunas personas cuestionen nuestra inclusión de Janucá con los días de fiesta “bíblicos”. No se menciona junto con las fiestas de Levítico 23. Sin embargo, el Tanaj (El Testamento más Antiguo) revela que Janucá es predicha claramente en escritos proféticos posteriores.

La visión del profeta Daniel tiene una descripción asombrosamente detallada de los eventos conectados con la fiesta de Janucá. Daniel describe aquí de los reinos que vendrían a tener un impacto en Israel:

El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tiene entre los ojos es el primer rey. Los cuatro cuernos que salieron en lugar del que fue hecho pedazos simbolizan a los cuatro reinos que surgirán de esa nación, pero que no tendrán el mismo poder. (Daniel 8:21–22).

Esta es una descripción gráfica del surgimiento del imperio helenístico con su líder fuerte y central (el cuerno grande). El cuerno grande viene a ser hecho pedazos a través de la muerte prematura de Alejandro el Magno. Y sus cuatro generales (los cuatro cuernos) se reparten el reino en partes iguales. Pero Daniel nos da detalles aún más específicos:

Hacia el final de esos reinos, cuando los rebeldes lleguen al colmo de su maldad, surgirá un rey de rostro adusto, maestro de la intriga, que llegará a tener mucho poder, pero no por sí mismo. Ese rey causará impresionantes destrozos y saldrá airoso en todo lo que emprenda. Destruirá a los poderosos y al pueblo santo. Con su astucia propagará el engaño, creyéndose un ser superior. Destruirá a mucha gente que creía estar segura, y se enfrentará al Príncipe de los príncipes, pero será destruido sin la intervención humana. (Daniel 8:23–25)

De acuerdo a esta palabra recibida por Daniel, el punto focal del reino helenístico sería un líder que perseguiría al pueblo judío con un poder ajeno. Se magnificaría a sí mismo a través de sus palabras y ataques brutales, ¡tal y como Antíoco, que se llamaba a sí mismo Epífanes! Pero Dios había prometido que este rey malvado sería destruido sin la ayuda de una agencia humana.

¡La persecución fanática de los seléucidas es predicha junto con la liberación milagrosa por Dios! El milagro de Janucá se menciona en las Escrituras Hebreas con tal detalle, que algunos estudiosos liberales sugieren que Daniel estaba escribiendo después de los acontecimientos y no proféticamente (ver los comentarios de Walvoord al respecto en Daniel, pág. 16 y las que le siguen).

Janucá en el Nuevo Testamento

Por esos días se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación (Janucá). Era invierno, y Jesús (Yeshúa) andaba en el templo, por el pórtico de Salomón. (Juan 10:22–23)

Janucá es una fiesta hermosa celebrada por el pueblo judío. Muchos conocen de las costumbres y de la historia de Janucá. Tal vez hasta conozcan lo suficiente de las Escrituras para saber que esta fiesta se menciona proféticamente en el libro de Daniel. ¡Pero la mayor sorpresa, tanto para la comunidad judía como para la cristiana, es que la mención más clara de esta fiesta se encuentra en el Nuevo Testamento!

Las personas que normalmente celebran esta fiesta, los judíos, tienen escasas referencias bíblicas al respecto; pero aquellos que normalmente no celebran Janucá, ¡tienen la referencia más explícita al respecto en el Nuevo Testamento!

Esto nos lleva a la primera razón por la que los creyentes en el Mesías quisieran entender y celebrar esta fiesta:

el Mesías mismo la celebró.

Yeshúa no solamente celebró Janucá, sino que la guardó en el mismo Templo que había sido purificado y rededicado, tan solo unas generaciones antes, bajo los Macabeos.

Muchos estudiosos judíos aprecian un significado más profundo de Janucá. Los editores de la muy popular Artscroll Mesorah Series declaran:

Entonces, la luz se enciende para dar inspiración, pues la luz del Mesías debe arder con intensidad en nuestros corazones (Chanukah, Mesorah Publications, Brooklyn, 1981, pág. 104).

Esta es una conclusión lógica, porque, así como Janucá es una celebración de liberación, también ha venido a ser un tiempo para expresar la esperanza mesiánica. ¡Así como los macabeos fueron usados por Dios para redimir a Israel, tal vez el redentor más grande, el Mesías, también vendría en este tiempo!

Con este entendimiento, podemos apreciar mejor las escenas que se desarrollaron cuando Yeshúa celebró la fiesta hace 2000 años en Jerusalén. Entre las festividades, Yeshúa fue contactado por algunos rabinos quienes le hicieron una pregunta muy sencilla: “¿Hasta cuándo vas a tenernos en suspenso? Si tú eres el Cristo (Mesías), dínoslo con franqueza” (Juan 10:24). La respuesta a esta pregunta muy apropiada se encuentra en el mensaje de Janucá de Yeshúa. Él claramente reitera su declaración y las pruebas de ser el Mesías. (Juan 10:25–39).

Esto muestra la conexión verdadera entre Janucá y la Navidad. Janucá conmemora una victoria militar para Israel, y las implicaciones de esto son inmensas. Si Antíoco hubiera tenido éxito en su campaña de antisemitismo y destrucción, para el tiempo de Yeshúa, ya no hubieran existido los judíos. ¡El milagro de la Navidad solo podía suceder después del milagro de Janucá! Ciertamente todos los creyentes en Yeshúa tienen razones importantes para guardar esta Fiesta de Dedicación. ¡El Mesías, nuestro libertador, ha llegado!

El cumplimiento profético

Al igual que todos los otros días de fiesta, existen lecciones espirituales grandes que aprender en Janucá, como la luz, el valor y la fe. Tal vez la lección más vital, esté contenida en su nombre. Esta fiesta conmemora un tiempo cuando la adoración verdadera de Dios fue restaurada en Jerusalén. El Templo en Jerusalén ya no está en pie hoy en día. Pero el corazón de cada creyente verdadero en Yeshúa el Mesías y salvador, es el templo donde habita el Espíritu de Dios. Muy a menudo los creyentes ponen en peligro la limpieza de este Templo, permitiendo que entre la idolatría en sus vidas. De ahí la permanente exhortación de las Escrituras:

Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo (Ruaj Ha-Kódesh), quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios. (1 Corintios 6:18–20).

¡Seamos en verdad templos para el Mesías, limpiados y dedicados para el uso del Maestro!

Una guía práctica para los creyentes en Yeshúa

Al buscar una expresión práctica para esta fiesta, los creyentes en el Mesías Yeshúa pueden incorporar muchas de sus tradiciones hermosas. La celebración se centra en la janukía y lo que representa. Cada noche, durante Janucá, la familia y sus conocidos se pueden reunir para encender la janukía con el número apropiado de velas. Los brazos de la janukía representan los ocho días de Janucá, más una vela shamash que se usa para encender las otras.

En la primera noche de Janucá, después de la puesta del sol, se enciende la vela shamash, y luego es usada para encender otra vela más en la Janukía. La segunda noche, encendemos el shamash una vez más y lo usamos para encender dos velas. Esto continúa durante las ocho noches de Janucá.

Se debe de tomar nota de que el número apropiado de velas se colocan en la Janukía de derecha a izquierda, pero se encienden con el shamash de izquierda a derecha.

 

Durante el encendido del shamash y del número apropiado de velas, se cantan las siguientes bendiciones:

Baruj atá Adonai Elojenu melej ja-olam,
asher kidshanu be-mitzvotav,
ve-tzi-vanu le-jadlik ner, shel Hanuká.

Bendito eres Tú, oh Señor, nuestro Dios, Rey del universo,
que nos has santificado por medio de tus mandamientos
y nos has mandado encender la luz de Janucá.

Estas son las bendiciones tradicionales usadas por el pueblo judío. Algunos creyentes en el Mesías han adaptado algunas de las palabras para reflejar su fe mesiánica. Por ejemplo: “…en el nombre de Yeshúa, la luz del mundo.”

Baruj atá Adonai Elojenu melej ja-olam,
Shi-asah nisim le-avotenu, bayamin ja-hen, bazman haze.

Bendito eres Tú, oh Señor, nuestro Dios, Rey del universo,
que has hecho milagros para nuestros padres en los días de este tiempo.

Sólo en la primera noche, se agrega lo siguiente:

Baruj atah Adonai Elojenu melej ja-olam,
She-je-jiyanu ve-kiyamanu lazmán jazé.

Bendito eres Tú, oh Señor, nuestro Dios, Rey del universo,
que nos has guardado con vida, nos has sustentado
y nos has traído a este tiempo.

Después de encender las velas y cantar las bendiciones, es apropiado elevar un coro de una de las canciones de Janucá. En seguida, es tiempo de sentarse a disfrutar de la cena festiva.

Cuando disfrute usted de estas costumbres maravillosas, recuerde las lecciones importantes asociadas con la fiesta de la Dedicación.

¡Jag Janucá Sameaj!


Avatar

Con más de 42 años en el ministerio, llevando el mensaje de salvación al judío y gentil. El rabino es el siervo de D-s y fundador de la congregación Bejatzrot Yeshúa (Atrios del Salvador).

Artículos Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *