La preparación de un líder de D-s

La preparación de un líder de D-s
Israel
por

Vivir en una época en la que los cambios son cada vez más constantes, parece resultar difícil mantenernos concentrados en nuestros objetivos, como personas en cada área que nos compete. Para no perder el enfoque se necesita de líderes fuertes y apasionados que nos marquen el camino.

 En esta Parashá D’s nos presenta a Moshé, un líder con preparación y llamado muy diferente a lo que muchos de nosotros creeríamos o esperaríamos que fuere. Moshé fue criado y enseñado como príncipe, eso implica en toda ciencia egipcia (la cumbre de astronomía, arquitectura, agricultura, comercio, entrenamiento militar, etc). Con todo este “curriculum” muchos de nosotros pensaríamos que no hay otro mejor candidato para ser el gran libertador. Pero no es así como lo vio D’s que lo tuvo que llevar al desierto, quitándole todo lo que tenía; comodidad, seguridad y sobretodo confianza en sí mismo. Moshé ya no era príncipe, ahora es un pastor de ovejas ajenas; ya no era un joven impetuoso y valiente, ahora es un anciano, tímido y con la idea de ser incapaz hasta para hablar.

Moisés dejó de pensar que él era “FUERTE”, y este nuevo Moshé no sabía que es precisamente en ese momento que estaba listo para ser usado por D´s. Esta es la manera en la que D’s tiene que entrenar a todos sus hombres.

El apóstol Pablo nos describe en 2 corintios 12.10

“Por lo cual, por amor a Mashiaj me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”.

Esto es una paradoja, sin embargo, es lo que El Eterno estaba enseñando a Moisés, cuando el anciano se dio cuenta que no podía librar a Israel, sino que el que tiene poder para hacerlo es Dios, y puede hacerlo a través de él. Entonces estaba listo para ser usado por Dios.

Una de las razones por las que muchos de nosotros no somos usados por Dios es porque somos demasiado “FUERTES”. Cuando tenemos muchas habilidades, conocimientos, y confiamos en esto, nos consideramos “Fuertes” y así Dios no nos usará. Es en la debilidad que somos hechos fuertes.

Suena muy contradictorio a lo que creemos de un líder de este tiempo, ¿verdad? Con esto no trato de decir que D’s anula nuestras capacidades, conocimientos o habilidades, en absoluto. Lo que espera es un corazón entregado totalmente a Él, que confíe y lo obedezca en todo ámbito.

Lo que un verdadero líder de D’s, debe saber es que no es más que un simple instrumento. Y un instrumento en sí no tiene poder para hacer nada. Pongamos de ejemplo un martillo, que tiene la rigidez para clavar, incluso hasta para romper grandes cosas, pero el martillo en sí no hace nada; sino que necesita de una mano fuerte que lo use para martillar y hacer grandes obras. También un instrumento puede ser usado para muchas cosas, sean buenas o malas, y usando el mismo martillo de ejemplo, en las manos equivocadas puede ser usado para la cocina o el baño, algo que no tiene mucho sentido, ¿verdad?. Puede ser usado incluso en algo tan vil como un asesinato. Sólo en las manos de un ebanista será usado para formar un hermoso mueble; o un escultor sabrá con que precisión e intensidad lo usará para formar una obra de arte.

Es por eso la importancia del corazón totalmente entregado en las mejores manos, las de D’s. Sólo Él tiene el conocimiento y poder de hacer las cosas, de usar efectivamente nuestras habilidades y fortalezas.

Moshé es un hermoso ejemplo de un líder formado y usado por D’s. Tengamos también nosotros la misma entrega total, para ser instrumentos efectivos en esta tierra. Pues no sabe si quizá alguien ahora pueda necesitar de un líder que lo socorra, ayude o guíe.

Que tenga una buena semana.
 

Shalom


Israel

Web designer y amante de la Fotografía, no solo creo en Dios, sino LE CREO A DIOS, alegre, easygoing, despistado y muchas cosas mas... Pero sobre mi no importa, TODO es sobre Yeshúa HaMashiaj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: