13. SHEMOT | NOMBRES
0
1375

13. SHEMOT | NOMBRES

Tor√°: √Čxodo 1:1-6:1

Haftará: Isaías 27:6-28:13, 29:22-23

Escritos Mesiánicos: Mateo 2:1-12; Lucas 1:1-220

 

Capítulo 1

1.1-5 Estos fueron los hijos de Israel que entraron en Egipto…fueron setenta.

Al final del libro de Bereshit resalta el nombre de José y su familia, los hijos de Israel. Aquí en Shemot, resalta los hijos de Israel y otro nombre el de Moisés.

 

Aquí los hijos de Israel se multiplicaron. H’Shem está haciendo crecer su plan, la nación de Israel, estos son llevados por las circunstancias que tramaron contra José y el hambre de la tierra a Egipto, para que allí se multipliquen. Y la multiplicación ocurrió en dos etapas:

  • bajo las mejores condiciones. v. 7
  • bajo mayor presi√≥n. v.8 -12

 

v.7 En este verso hay mucha riqueza y ense√Īanza, Hay cinco palabras importantes que resaltar sobre los hijos de Israel:

Fructificaron, multiplicaron, aumentados y fortalecidos¬†en extremo y se¬†lleno de ellos la tierra. ‚Äúy crec√≠an‚Ä̬†(v.12)

 

Esto produjo dos reacciones muy importantes:

  • Se llen√≥ de ellos la tierra.¬†

¬ŅPorque no pudieron los hijos de Israel establecer reglas de vida y protecci√≥n para su pueblo cuando se llen√≥ de ellos?

Fueron desprevenidos por otros intereses, algunos piensan que por la asimilación perdieron las fuerzas. Era cerca del tiempo de salir, pero ellos se acostumbraron a Egipto y su sistema de vida.

H‚ÄôShem en su celo con su pueblo dice que cuando su pueblo se asimile al mundo, √Čl los sacara de all√≠ con¬†‚Äúmano fuerte, brazo extendido y enojo derramado‚ÄĚ

(Ezq. 20:32-34)¬†‚ÄúY no ha de ser lo que hab√©is pensado. Porque vosotros dec√≠s: Seamos como las naciones, como las dem√°s familias de la tierra, que sirven al palo y a la piedra.¬†33Vivo yo, dice Jhvh el Se√Īor, que con mano fuerte y brazo extendido, y enojo derramado, he de reinar sobre vosotros;¬†34y os sacar√© de entre los pueblos, y os reunir√© de las tierras en que est√°is esparcidos, con mano fuerte y brazo extendido, y enojo derramado;¬†35y os traer√© al desierto de los pueblos, y all√≠ litigar√© con vosotros cara a cara.¬†36Como litigu√© con vuestros padres en el desierto de la tierra de Egipto, as√≠ litigar√© con vosotros, dice Jhvh el Se√Īor‚ÄĚ.

  • Produjo temor a los egipcios.

El n√ļmero creciente de los hebreos produjo temor a los egipcios, y al no tener a Jos√© no hab√≠a nadie que les impidiera ir contra ellos. ¬ŅPor qu√© no concia a Jos√©? Porque estas generaciones se desatendieron de las ventajas del favor que √©l les dej√≥. No tuvieron la experiencia de los primeros hebreos, y el conocer a Jos√© y no mantuvieron la memoria latente los principios que dejaron. Cuando Yaakov env√≠a a Jud√° a llamar a Jos√© a su encuentro usa una palabra¬†L¬ījor√≥¬†que tambi√©n se traduce¬†‚Äúense√Īar‚Ä̬†ellos dejaron de aprender y Jos√© ya no estaba para que los cubriera con su protecci√≥n.

  • Cuando los hijos de Di-s se multiplican traen, bendici√≥n a la tierra, leyes que mejoran la vida, paz entre los pueblos. Pero tambi√©n las fuerzas del maligno se levantan contra ellos, y con astucia y sabidur√≠a van contra los hijos de Di-s.

Esta reacci√≥n contra los hijos de Di-s, no debe extra√Īarnos. Por el contrario, nos obliga a multiplicarnos m√°s a√ļn. Esta escrito que los creyentes ser√°n afligidos porque somos de otro mundo y enfrentamos guerras y luchas para evitar crecer y aumentar, pero el Se√Īor usa esas luchas, para fortalecernos, crecer, y fructificar.

2Tim 3:12.  “todos los que quieran vivir piadosamente sufrirán persecución.

Hec. 4:24-31.¬†¬†Los disc√≠pulos pidieron a Di-s denuedo para hablar de Yesh√ļa.

Hec. 8:1.  La persecución sirvió para que evangelizaran.


Capítulo 2 El nacimiento de Moisés.

La vida de Mois√©s nos lleva a una simetr√≠a espiritual entre el trato de H‚ÄôShem a Mois√©s en relaci√≥n de Yesh√ļa a sus disc√≠pulos.

De la manera que Mois√©s naci√≥ en medio de la persecuci√≥n, tambi√©n Yesh√ļa naci√≥ bajo la persecuci√≥n.

Pero la actuaci√≥n de Mois√©s era de acuerdo a su entendimiento, pero la de Yesh√ļa era de acuerdo a la manera de Di-s.

Desde que Yesh√ļa naci√≥ solo estaba en los negocios de su Padre.

Mois√©s tuvo que pasar 80 a√Īos para estar en condiciones de depender de H‚ÄôShem como deb√≠a haber hecho al principio.

 

2.24 y oyó Di-s el gemido de ellos y se acordó de su pacto con Abraham Yitjzak y Yaakov, y miro Di-s a los hijos de Israel

2.25 ‚Äúlos reconoci√≥ Di-s.¬† ¬ŅQu√© es reconocer en este texto?,¬†Seg√ļn los sin√≥nimos hay m√°s de 40 sin√≥nimos, aqu√≠ algunas:

identificar, diferenciar, conocer. acordarse. admitir conceder,

 

Capítulo 3. El llamamiento de Moisés

 

3.1-2 y se le apareci√≥ Di-s en medio de una zarza.‚ÄĚ

H‚ÄôShem hab√≠a preparado todas estas circunstancias para atraer a Mois√©s en el momento adecuado para la obra que hab√≠a designado. Su nacimiento, su crianza, sus errores, el tiempo de 80 a√Īos, hasta el crecimiento particular de una zarza com√ļn, que alejaba a cualquier animal o persona, esta zarza por el contrario atrajo a Mois√©s.

La diferencia de esta zarza con las dem√°s es que Di-s estaba en la zarza.

 

3.8, ‚Äúhe descendido‚ÄĚ

 

Cuando Di-s descendi√≥ en la zarza, descendi√≥ en busca de Mois√©s, Esto nos ense√Īa que no era Mois√©s que buscaba a Di-s, fue Di-s quien busc√≥ a Mois√©s.

No son todos los preparativos m√≠sticos que hacemos nosotros para que Di-s se manifieste a nosotros, Es H‚ÄôShem quien hizo todas las circunstancias para atraer a Mois√©s a √©l. √Čl tiene que hacer cosas fuertes en nosotros para que vayamos a √Čl.

 

H’Shem  quiere descender en su vida para volverla grande, para convertirlo a usted en una persona diferente,
No es solo para resolver sus problemas, sino para cambiar la historia de su vida.

 

Di-s descendi√≥ a aquella zarza para comenzar algo extraordinario en la vida del pueblo hebreo, a trav√©s de Mois√©s. Y eso es lo que sucede cada vez que √Čl desciende en la vida de alguien, no es para resolver solo un problema, sino para realizar lo imposible, en la vida de todos los que ponen su fe en √Čl.

 

3.5¬†Quita tu calzado‚Ķ tierra santa es‚ÄĚ

 

Ante la santidad de Di-s, Moisés debía quitarse la sandalia de sus pies,

Yesh√ļa le dijo a Pedro¬†‚ÄúSino te lavo los pies no tendr√°s parte conmigo‚Ä̬†(Jn. 13:5-10)

Yesh√ļa ve√≠a lo que Pedro no ve√≠a, el pecado en sus pies, Aunque ya estaba limpio por la palabra que les hab√≠a hablado solo los pies faltaban pero que solo Yesh√ļa pod√≠a limpiarlos.

 

¬ŅQu√© significa limpieza de los pies?

Quitarse de nosotros toda manera de andar como en la vida pasada, con sus costumbres.  Después que nos ha redimido debemos andar a la manera de Di-s siguiendo sus leyes, las leyes que son del Reino de Di-s. Está escrito en Efesios 4:20-24

‚ÄúM√°s vosotros no hab√©is aprendido as√≠ a Mes√≠as,¬†21si en verdad le hab√©is o√≠do, y hab√©is sido por √©l ense√Īados, conforme a la verdad que est√° en Yesh√ļa.¬†22En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que est√° viciado conforme a los deseos enga√Īosos,¬†23y renovaos en el esp√≠ritu de vuestra mente,¬†24y vest√≠os del nuevo hombre, creado seg√ļn Di-s en la justicia y santidad de la verdad‚ÄĚ

 

Cuando Moisés nació fue en un mundo esclavo y el mismo lo era, pero creció en la realeza y fue preparado para ser probablemente el siguiente faraón.

 

Cuando tuvo un encuentro con su pueblo,¬†se identific√≥ con √©l y quiso liberarlo a su manera y se equivoc√≥, H‚ÄôShem tuvo que llevarlo 40 a√Īos m√°s al desierto para sacar de √©l toda la base de la filosof√≠a dominante de Egipto. Para que no conf√≠e en el liderazgo mundano.

 

Ahora tiene un encuentro con Di-s, lo primero que debe saber es: quitarse la sandalia de los pies. ¬ŅQu√© significaba esto?¬† quitar su forma de andar en la vida, la soberbia, la confianza en s√≠ mismo, en sus capacidades y sus propias fuerzas, as√≠ es como el mundo piensa y camina.

Estar sin sandalias equivalía a tener reverencia a Di-s, a su santidad, a someterse, y estar dispuesto a andar a la manera de Di-s.

 

Luego que Mois√©s tuvo conciencia de la santidad de Di-s, reci√©n H‚ÄôShem se revelo a √©l. √Čl se dio cuenta que estaba frente a una deidad, pero √©l no sab√≠a qui√©n era el que le hablaba

H‚ÄôShem no se present√≥ diciendo: ‚ÄúYo soy el Di-s m√°s alto, creador del cielo y de la tierra‚ÄĚ.

Moisés vivió en un mundo que veneraba a muchos dioses, varios de los cuales podrían haber reclamado ese título. Criado en toda la sabiduría de Egipto, Moisés estaba familiarizado con los dioses del panteón egipcio.

Despu√©s de cuarenta a√Īos en la casa de un sacerdote madianita, se hab√≠a familiarizado con los dioses de Madi√°n. ¬ęDi-s¬Ľ era un t√©rmino bastante amplio, como lo es ahora.

Di-s se identific√≥ ante Mois√©s como el Di-s de Abraham, el Di-s de Isaac y el Di-s de Jacob. Eso redujo el campo significativamente. Al identificarse a s√≠ mismo como el Dio-s de los patriarcas, el SE√ĎOR se distingui√≥ de los panteones de falsificaciones y supuestos dioses del mundo.

 

Mois√©s hab√≠a sido amamantado por su madre y hab√≠a vivido entre su pueblo. Estaba bien versado en la historia de sus padres, las historias del Di-s de Abraham, Isaac y Jacob. Desde su ni√Īez conoci√≥ las historias del Di-s que se le apareci√≥ a Abraham e hizo un pacto con √©l, pero las historias solo se hicieron realidad en su vida cuando la voz de la zarza declar√≥: ¬ęYo soy el Di-s de tu padre, el Di-s de¬†Abraham, el Di-s de Isaac y el Di-s de Jacob ¬ę.

Tambi√©n dijo: ¬ęYo soy el Di-s de tu padre, el Di-s de Abraham, el Di-s de Isaac y el Di-s de Yaakov¬Ľ. Entonces Mois√©s escondi√≥ su rostro, porque ten√≠a miedo de mirar a Di-s. (√Čxodo 3: 6)

 

El disc√≠pulo Esteban antes de morir dice que cuando escuch√≥ estas palabras, ¬Ľ¬†Y Mois√©s, temblando, no se atrev√≠a a mirar¬Ľ (Hechos 7:32).

Este no era una deidad local o dios de la monta√Īa, era el Di-s Todopoderoso, el creador del cielo y la tierra. Mois√©s de inmediato ocult√≥ su rostro para no ver a Di-s y morir.

Primero H’Shem se rebeló a Moisés como el Todopoderoso y que cumple con sus promesas, luego que Moisés se quitó las sandalias entonces H’Shem recién le revelo sus planes.

 

.3.6 Cuando H‚ÄôShem se identific√≥¬†quien era Mois√©s cubri√≥ su rostro y no quiso mirar a Di-s para no morir.¬† De la misma manera Pedro al saber sobre la santidad de DI-s por lo que Yesh√ļa le dijo, se entreg√≥ totalmente para ser limpiado las manos, la cabeza y todo su cuerpo.

 

3.16¬†nombre para siempre; con √©l se me recordar√° por todos los siglos.¬†16Ve, y re√ļne a los ancianos de Israel, y diles: Jhvh, el Di-s de vuestros padres, el Di-s de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareci√≥ diciendo‚Ķ

 

¬ŅCu√°ntas veces repite esta orden el texto y que hay en particular en cada uno, hay alguna palabra que aumente o agrega un pensamiento?¬† ¬ŅY porque se registra varias veces?

 

v.18 iras t√ļ y los ancianos a fara√≥n.

Fue Moisés y una comitiva a faraón,

4.1 -2 desde aqu√≠ empieza las se√Īales que le acompa√Īaran a Mois√©s para la comisi√≥n que H‚ÄôShem le encarg√≥

6-9 hay tres se√Īales la vara convertida en serpiente, la mano que se vuelve leprosa, y las aguas del Nilo que se convierten en sangre. ¬ŅPor qu√© deb√≠an ser esas las se√Īales que har√≠a, porque no otra clase?

 

Exo. 4:13 Mois√©s dice ‚Äúse√Īor env√≠a por el que debes enviar‚ÄĚ

Era como decirle a Di-s, debes llamar a otro que si es capaz de hacer lo que ordenas porque no sabes bien elegir a un hombre, Era decirle a Di-s tu no me conoces ni sabes mis limitaciones, me he dado cuenta que soy incapaz desde la primera vez quise liberarlos y me equivoque, Mois√©s no contaba que fue H‚ÄôShem ¬†quien hab√≠a hecho y dirigido todas las circunstancias hasta ese momento, Era H‚ÄôShem ¬†quien hab√≠a tra√≠do a Mois√©s desde que naci√≥ hasta este momento y sab√≠a lo que estaba¬† haciendo y¬† Mois√©s le dec√≠a a H‚ÄôShem t√ļ no sabes, llama a otro.

 

Envía a otro, nadie me va a creer, antes no me aceptaron,

No creo que pueda, antes si creía, ahora no.

Este era el momento seg√ļn Di-s¬†para Mois√©s porque ya no cre√≠a que pod√≠a, as√≠ H‚ÄôShem podr√≠a hacer las cosas como √Čl sabe hacerlas y no como Mois√©s se cre√≠a capaz de hacerlo.

 

4.15 tu hablaras a √©l y pondr√°s en su boca las palabras y yo estar√© con tu boca y con la suya‚ÄĚ

H’Shem no le sano de su manera de hablar, le daba las palabras a pesar de su defecto, y aun con la facilidad de palabras de Aarón tampoco el hablaría sus palabras sino las palabras de H’Shem, aquellas que le daba a Moisés esas palabras hablaría Aarón.

Moisés tenia defecto físico para hablar, y de la misma manera hablaría a Faraón para que no muestre a un Moisés superado humanamente, sino que vieran al mismo Moisés, pero con una autoridad distinta a la que fue conocido.

 

4.17 y tomaras en tu mano esta vara, con la cual har√°s las se√Īales‚ÄĚ

Esta era la manera de respaldo de H‚ÄôShem a Mois√©s a trav√©s de su misi√≥n de hablar a Fara√≥n, Mois√©s iba porque el Se√Īor le mando, les hablar√≠a las palabras que H‚ÄôShem les daba, Aar√≥n le acompa√Īar√≠a en esa tarea, y la vara con que har√≠a las se√Īales.

Share

Other Sermons In This Series

Deja un comentario