31. EMOR – “HABLA”

31. EMOR - "HABLA"

Torá               Vayikra 21:124:23

Haftará        Yhezkel/Ezequiel 44:15-31

Los Escritos Mesiánicos

Mt  5:14-16;  12:3-4;  Lc. 10:30-35,  Ef.1; 5;  He. 10:12-14; 1Pd 1, 2, Apoc 1:5-6

 

INTRODUCCIÓN

El sacerdocio israelita por haber sido elegidos por H`Shem entre todas las tribus, para este ministerio, tenían la responsabilidad de cuidar este enorme privilegio, para que con autoridad Divina pudieran enseñar al pueblo elegido a vivir en comunión con El, para disfrutar su bendición, en prosperidad y en libertad. Y para cumplir estos propósitos debían:

  1.  Mantener la pureza personal de cada sacerdote.
  2. Mantener la pureza del linaje Sacerdotal

 

21:1–4  Les era prohibido tocar cadáveres

Di-s en su sabiduría, exigía a sus ministros que se mantuvieran puros, puesto que también ellos podían contaminarse, por tener contacto diario con el tabernáculo y las cosas santas (Cap. 10)

Como a todo israelita, a los sacerdotes se les prohibía:

  • Tocar cadáveres, sepulcros, o entrar en una tienda o casa donde yaciera un muerto (21:1–4, 11; Bamidbar/Números 19:11–14).
  • No podían expresar tristeza o endechar a un muerto (21:10–12; Vay. 10:6).
  • El sacerdote era ministro de Dios, a través de su servicio, comparte la vida, no la muerte.
  • Los sacerdotes comunes podían acercarse a sus muertos solo que fueran, “su pariente cercano, ..su madre .. su padre,  .. su hijo… su hermano,.. su hermana virgen, ..que no haya tenido marido, … 4No se contaminará como cualquier hombre de su pueblo, haciéndose inmundo” Luego podían purificarse durante siete días fuera del tabernáculo, mientras otros continuaban ministrando.
  • Pero nunca el Sumo Sacerdote, porque ministraba enel Templo o tabernáculo permanentemente, y si se contaminaba, acercándose a un muerto o saliera del Tabernáculo no podrían ministrar para nadie. Le era vedado porque el cargo se lo impedía y el aceite de la unción estaba a sobre èl. (Cap. 10:6-7)

 

21:7–15   Su vida matrimonial era muy especial

El Sacerdote sólo podía casarse con una mujer virgen (21:13), jamás con una ramera, repudiada o viuda (21:14). De la misma forma, tanto los hijos como hijas del sacerdote debían llevar una vida matrimonial pura.  Esto era así para:

  1. proteger los derechos de la familia sacerdotal,
  2. Que los hijos ilegítimos tomen el servicio sacerdotal.
  3. Ser sostenidos por las demás tribus ya que este privilegio solo pertenecía a la casta sacerdotal.

 

 

21:9  Un verso duro. El juicio a la hija del sacerdote

Este era un castigo muy serio sobre la hija del sacerdote que fornicara debía ser quemada viva (21:9)  otro caso especial del mismo juicio era cuando la  madre y la hija se juntan con un solo marido  (20:14). Son dos casos que se hace referencia a un castigo con fuego a un transgresor de la familia del sacerdote ( Lv.10)

Fuera de Josué 7:15–25 (donde se lapidaron a los culpables y luego quemaron los cuerpos), no hay en la Biblia otro ejemplo de un castigo semejante.

 

Asumiendo esta ley es que los judíos no practican la incineración, tampoco sepultan en nichos sus muertos sino bajo tierra.

21:16–24     Su integridad física

A los sacerdotes no se admitía que oficiara alguna persona con defecto físico. En este pasaje se menciona una lista de los defectos que impedirían ejercer a un levita su función en el santuario (21:17–21).

Según el Midrahs señalan que podían hacer otros trabajos de servicio más simples o rudos, como hacer selección de las maderas apolilladas, cargar los animales muertos, lavado de ropas etc. etc. y tenía asegurada su manutención pues aunque fueran discapacitados, eran levitas (21:22), Di-s no es injusto y su ley es perfecta.

22:1–16     Funciones y atribuciones

Los sacerdotes disfrutaban muy buenos privilegios mientras se guardaban ceremonialmente limpios. Pero si se contaminaban:

  • no podían ministrar ni comer de las cosas santas por cualquiera de las formas que se describen en el capítulo 22:1–9).
  • Ninguna persona que no perteneciera a la línea o a la parentela del sacerdote podía disfrutar de sus derechos.
  • Tampoco ningún entraño podía comer de la porción del sacerdote ni de otra cosa santa (22:10), excepto los esclavos comprados por levitas (22:11).
  • Si la hija del sacerdote se hubiere casado con un varón no levita perdía sus privilegios.
  • Pero la Ley consideraba a la hija del sacerdote que hubiere sido repudiada, que quedara viuda o desamparada, podía recuperar la pensión alimenticia (22:13).
  • Si algún extraño por error comía de las cosas santas, debía restituir lo que se había comido más una quinta parte (doble diezmo; 22:14). ¡Así que el menú le salía caro!
  • Otro caso bíblico es cuando David y sus acompañantes, no siendo de la familia de Leví, entraron al santuario y comieron los panes de la proposición (1Sam 21:6; Mt 12:3–4). Cuando Di-s lo considera conveniente, es capaz de poner la misericordia por encima del deber religioso, para ayudar al creyente fiel y necesitado.

 

El Buen Samaritano Lc 10:30-35

Había una ley llamada met mitsvá. Un met mitsvá es cuando un cadáver que es encontrado en un lugar desértico o uno que ha muerto que no tiene parientes que se ocupen de su funeral. Cuando no hay otra persona que pueda realizar el entierro, el cohén debe hacerlo, aunque se contamine. Y no pierde su ministerio sacerdotal por eso.

Ahora el caso que Yeshua pone sobre las reacciones del sacerdote y el levita en la parábola del buen samaritano de Lucas 10:30-35. Ellos quizás no sabían si el hombre herido estaba vivo o muerto. Si el hombre estuviera muerto tenían que evitar el contacto con su cadáver para no contaminarse y perder su ministerio, según la Torá. Pero si era un camino transitado no podía ser considerado un desierto. Por esta razón no tendrían la responsabilidad de enterrarlo según la ley del met mitsvá.

Pero si el hombre estuviera vivo, habría que ayudarle para salvarle. Y ambos el sacerdote y el levita no les intereso saber si el herido estaba vivo o muerto y eso ya fue una falta grave. Si el hombre estaba vivo, cometieron un delito grave por no ayudarle, porque está escrito en Levítico 19:16b “No te quedarás quieto ante la sangre de tu prójimo”

 

Cap 22:17–33   Supervisión de las ofrendas

La última ley relacionada con el sacerdocio en este pasaje tiene que ver con la responsabilidad de verificar que las ofrendas a Di-s fuesen aceptables. Ningún animal defectuoso podía ser ofrecido a JHVH.

Asi como había una lista con exigencias para los sacerdotes 21:17–20

había otra lista de los posibles defectos similar para los animales (22:20–25)

 

En la haftara y la vision de Ezequiel y los nuevos sacerdotes  ezek 44:1-15

 

Esta visión profética fue dada por el Señor a través del profeta Ezekiel catorce años después que el Templo fuera destruido, para consolar a los que vieron con dolor la destrucción del Santuario antiguo.

El nuevo templo será totalmente diferente al que habían conocido y a cualquier otro construido hasta el día de hoy. Sus características no corresponden al que edificaron al regresar del cautiverio. Este templo se construirá con el fin de facilitar la adoración milenial.

Las medidas del edificio; los muros, el atrio exterior, el interior, lar cámaras de los sacerdotes, las puertas, las mesas, los postes y el decorado con sus querubines y palmeras son diferentes a las que fueron hechas antes.

Al final, el varón mide la totalidad del área del templo (el muro que lo rodea): ¡Quinientas cañas de ancho por quinientas de largo! Estas medidas equivalen a un conjunto arquitectónico de aproximadamente mil quinientos metros por lado. ¡Dos millones doscientos cincuenta mil metros cuadrados!   ¡!2`250,000m2!!

Así que no se trata de un templo semejante a ninguno conocido; será hecho por Dios mismo. Los abundantes detalles que se dan indican que al Señor le gusta el orden y la belleza.

Pero aquí nos da también las mismas leyes y requisitos para el sacerdocio que había dado en el Tabernáculo.

 

CONCLUSIÓN

Esta exigencia al sacerdocio nos revela la necesidad que ante H’Shem se debe estar en la perfecta  condición según El lo exige, y se preocupa por el necesitado. Esto nos revela que el culto en su santuario era una sombra del santuario celestial y nadie ni nada con defectos podían dar el mensaje correcto del Mesías, El mismo Mesías Yeshúa vino y cumplió toda la exigencia de un servicio perfecto ante H’shem como esta escrito: “Un Cordero sin mancha y sin contaminación destinado ya desde antes de la fundación del mundo” 1Ped. 1:19-20) Con su sacrificio y ofrenda quito todas nuestras maldades y deformaciones para presentarnos a Di-s.

   “Porque con una sola ofrenda hizo perfectos a los santificados” He 10:14

Nos hizo aceptables ante H`Shem. Ef 1:4-6,

Para que seamos: “Sin mancha, ni arrugas, ni cosa semejante” Ef 5:27

Su ofrenda “nos hizo reyes y sacerdotes para Di-s su Padre” según el orden de Melki-

Tzedek (1Ped 2:9-10; Apoc 1:5-6)

 

La obra redentora del Mesías que hizo por nosotros nos obliga a mostrar nuestras mentes y corazones transformados, que nuestras buenas obras demuestren el cambio sobrenatural que Él ha hecho en nuestras vidas.

Debemos buscar en oración al Señor para que vivamos no solo el ser redimidos de nuestra mala vida, sino que disfrutemos la vida abundante que Él siempre ha querido que vivamos.

Debemos permitir que la Palabra de Di-s nos hable y penetre en nuestros corazones, para que reflejemos de su amor, de su Gracia y de su santidad, y así podamos ministrar como sus sacerdotes que nos ha hecho.


Parashot Recientes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: