PURIM, TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA FIESTA DE ESTER


Israel
por

Antecedentes históricos

Mientras la comunidad judía considera a Purim como un “día de fiesta menor”, aun así es un tiempo de gran gozo. Su mensaje importante se revela en el nombre Purim, que significa literalmente “suertes.” Nos recuerda el período de la historia judía cuando se echaban “suertes” para decidir el día de la destrucción de los judíos. Afortunadamente, hay un Dios viviente que se aseguró que este plan malvado nunca llegara a cumplirse. Purim es el tiempo establecido por Dios para celebrar la protección de su pueblo, ante los peligros de sus enemigos.

Para poder entender mejor esta fiesta, tenemos que ir a uno de los tiempos más interesantes en la historia de los judíos, el tiempo de la primera dispersión en Persia (aproximadamente 450 años a.C.). Los acontecimientos de Purim se encuentran escritos en el libro de Esther, el cual recibe su nombre en honor a la heroína del relato bíblico.

El Rey de Persia (el moderno Irán) era Ajashveros (Asuero), mejor conocido en la historia secular como Jerjes. Ajashveros tenía el control de un reino enorme, habiendo conquistado al imperio menguante de los babilonios. Entre los súbditos multiculturales de su reino se encontraba un remanente judío considerable desplazado de la tierra de Israel. Esta comunidad había sobrevivido y florecido bajo la benevolencia de los líderes persas. El pueblo judío ya se sentía en casa en su nueva tierra y se asimilaron dentro de la cultura persa predominante. Sin embargo, durante el reino de Ajashveros, las cosas tomaron repentinamente un curso fatal.

El instigador principal de estos problemas era uno de los oficiales del gobierno, Amán. Cuando Amán tomó poder, insistió en que se le debía rendir homenaje. Como buen ejecutor de las tradiciones paganas, Amán exigió que todos los sirvientes se inclinaran delante de él. Entre los siervos del rey se encontraba Mardoqueo, que anteriormente ya había descubierto una conspiración para matar al rey. Siendo judío, Mardoqueo era el único que se rehusaba a inclinarse ante Amán, ya que esto se consideraría idolatría.

La Escritura dice que Amán “se enfureció” ante tal insubordinación. Le surgió un deseo imperioso de terminar con todos los judíos de Persia (Esther 3). Para establecer la fecha de tal exterminación, Amán ideó un sistema malvado e insidioso, (una versión temprana de la “Solución Final” de Hitler). Echó suertes (Pur en hebreo; pur es la forma singular), para fijar la fecha en la cual iba a

“exterminar, matar y aniquilar a todos los judíos –jóvenes y ancianos, mujeres y niños y saquear sus bienes en un solo día, el trece del mes duodécimo, es decir el mes de Adar”. (Esther 3:13)

Para los judíos las cosas no podían empeorar más. Mientras Mardoqueo y su pueblo se entregaban al ayuno y la oración, se desarrolló un plan de rescate que le dio un giro extraño a los eventos. Una joven judía hermosa llamada Esther, recientemente había ganado el concurso de “Señorita Susa,” y así fue nombrada la Reina de Persia. De pronto Mardoqueo, el tío de Esther, se dió cuenta que el hecho de tener una reina judía, era la gran “co-incidencia” que podría ayudar a cambiar el curso de las circunstancias. Aunque Esther había alcanzado el pináculo de la sociedad persa, su tío usó unas palabras poderosas para desafiarla:

No te imagines que por estar en la casa del rey serás la única que escape con vida de entre todos los judíos. Si ahora te quedas absolutamente callada, de otra parte vendrán el alivio y la liberación para los judíos, pero tú y la familia de tu padre perecerán. ¡Quién sabe si no has llegado al trono precisamente para un momento como éste! (Esther 4:13–14).

A la Reina Esther no le quedaba otra, mas que actuar ante tal petición. Arriezgando grandemente su vida, se acero abiertamente al rey Ajashveros con el dilema, solicitando la presencia del rey y de Amán en un banquete especial. Mientras tanto, en una noche de insomnio, el rey Ajashveros se puso a leer las crónicas de su corte, donde descubrió que Mardoqueo nunca había sido recompensado por salvar su vida. A través de esta “coincidencia,” particular el rey decidió que tanto él, como sus siervos, deberían rendir homenaje a Mardoqueo por su hazaña heróica. Posteriormente, durante el banquete, Esther expuso la estratagema malvada de Amán. La reacción inmediata del rey fue ordenar que Amán fuera colgado en la misma horca que tenía preparada para Mardoqueo.

Con la ejecución de Amán, ahora el rey tenía que enfrentar el problema del decreto previamente publicado, que ordenaba la destrucción de los judíos. De acuerdo a la ley de los medos y persas, una ley ya decretada no podía ser anulada; sin embargo, se podían dictar leyes adicionales que sirvieran para evadir las consecuencias de la ley actual. Con esto en mente, el rey Ajashveros decretó que mientras los judíos estaban sujetos a ser atacados, tenían el derecho de armarse y defenderse con todo lo que tuvieran a su alcanse. Por lo tanto, el mismo día que había sido designado para la destrucción (13 de Adar), se convirtió en día de liberación y de gran gozo para la comunidad judía cuando resistieron con éxito los ataques de sus enemigos. Tal es la historia de la fiesta de Purim, como la encontramos escrita cerca del final del rollo de Esther:

Mardoqueo registró estos acontecimientos, y envió cartas a todos los judíos de todas las provincias lejanas y cercanas al rey Asuero (Ajashveros), exigiéndoles que celebraran cada año los días catorce y quince del mes de adar como el tiempo en que los judíos se libraron de sus enemigos, y como el mes en que su aflicción se convirtió en alegría, y su dolor en día de fiesta. Por eso debían celebrarlos como días de banquete y de alegría, compartiendo los alimentos los unos con los otros y dándoles regalos a los pobres… Por tal razón a estos días se los llamó Purim, de la palabra pur (suerte). (Esther 9:20–22, 26).

El Dios de Israel se mostró una vez más ser fiel a sus promesas de velar por Israel (ver Génesis 12:3). ¡Y eso es muy buena razón para celebrar!

Celebración judía tradicional

Desde los tiempos de Esther y Mardoqueo, la fiesta de Purim ha conservado un lugar especial en el calendario judío. Y aunque al pasar de los años se han hecho ajustes, las fechas de este festival se especifican claramente en el libro de Esther. La fecha escogida por Amán para la destrucción de los judíos era el trece del mes bíblico de Adar. Al recordar lo sombrío de esos días, cada año la comunidad judía tradicional comienza un ayuno que dura de puesta de sol a puesta de sol. Esto también nos recuerda el tiempo cuando Mardoqueo y Esther iniciaron su ayuno de tres días, buscando la dirección de Dios (Esther 4:16). Debido a la liberación tremenda de aquel día, la celebración gozosa de Purim inicia a la puesta del sol en el 14 de Adar y continúa el 15 de Adar. El segundo día de Purim frecuentemente recibe a menudo el nombre de Shushan Purim (el Purim de Susa), porque cuando estaban en Persia, los judíos celebraron un día extra. (Esther 9:18).

Tal y como lo indica el libro de Esther, Purim debe ser un tiempo de gran alegría “compartiendo los alimentos los unos con los otros y haciendo obsequios a los pobres.” (Esther 9:22). Cada uno de estos componentes está integrado en la celebración moderna de Purim.

El mandamiento de compartir los alimentos se cumple a través de una cena festival (llamada Seudá) con amigos y familiares, o en la sinagoga. Esto se lleva a cabo en la tarde del primer día de Purim. Este espíritu de compartir alimentos con los demás continúa a través del período entero.

Al igual que los otros días de fiesta, se preparan platillos tradicionales que tienen un significado simbólico. En el caso de Purim, tenemos las deliciosas galletas hamantashen. Son unas galletitas triangulares que están rellenas de mermelada o de cualquier otro relleno dulce. Hamantashen, es una palabra alemana/yídish, que significa “los bolsillos de Amán,” en hebreo se les llama “las orejas de Amán” (oznei Amán). Estas golosinas interesantes le recuerdan al pueblo, de la Victoria sobre este antagonista terrible.

El gozo de compartir en Purim se manifiesta en otros elementos. Junto con la fiesta alegre de este día, el enfoque central del servicio en la sinagoga es el gozo. Ya que la historia de Purim tiene formato de cuento, el rollo de Esther (Meguilá Esther) se canta en hebreo como una forma dramática de relatar los acontecimientos. Esto se hace en la primera noche de Purim, y puede ser acompañado por una representación dramática llamada Purim Shpiel. Aquí el regocijo llega al máximo. Al leer el rollo, el villano Amán, recibe un abucheo vigoroso cada vez que se menciona su nombre. Y para borrar su nombre, se usan matracas llamadas (groggers), o cualquier otro artículo que haga mucho ruido, ¡inclusive ruido ensordecedor! Por el contrario, cada vez que se menciona al héroe, Mardoqueo, se le aplaude y se le vitorea.

Purim es uno de los pocos días donde la sinagoga hace a un lado su seriedad y decoro para entrar en el gozo desenfrenado de la celebración. A través de la lectura de la Meguilá, el shpiel y el ambiente festivo, se siente el gozo verdadero de la liberación. La tradición rabínica inclusive ha llegado al grado de decir que uno debe entregarse al gozo bebiendo ¡hasta que ya no se sepa cuál es la diferencia entre Amán y Mardoqueo (Megilot 7b)! Esta es una actitud exagerada, pero ilustra el grado de gozo que va asociado con la fiesta de Purim.

Tal y como dicen las Escrituras, Purim no solo debe ser una celebración para los judíos redimidos, sino también un tiempo para enviar regalos a los pobres de la comunidad (Esther 9:22). El término hebreo mishloaj manot, que a menudo se traduce como shlaj manos en yídish, significa “porciones enviadas.” Las cajas de shlach manos se preparan con comida, dulces y hamantashen. Es una de las maneras que le recuerda al pueblo judío a ayudar a los que son menos privilegiados.

Algunos rabinos han encontrado un aspecto mesiánico en esta fiesta. Ya que se trata de un día de liberación y de descanso de los problemas de la vida, Purim se ha identificado con el gran día de descanso que vendrá con el Mesías. En el siguiente comentario podemos ver dicha conexión:

El Patriarca Jacob había anhelado instituir que cada día de la semana fuera como el Shabat de los tiempos mesiánicos — totalmente saturado de la santidad del Shabat- pero no tuvo éxito porque esto era prematuro. Tuvo éxito, sin embargo, en que sus descendientes fueran capaces de saborear una pequeña muestra de este Shabat mesiánico, inclusive durante la semana, en tiempos como Hanuká y Purim (Sfas Emes, como se cita en el libro Artscroll Series acerca de Hanuká, Pág. 107).

¡Ciertamente, Purim es una conmemoración maravillosa del plan de Dios para su creación y de cómo ese plan será implementado a través de la venida del Mesías!

 

El cumplimiento profético

Purim no se menciona directamente en el Nuevo Pacto, pero las lecciones de esta fiesta están presentes en todas sus páginas. La lección primordial se encuentra en la fidelidad de Dios hacia su pueblo pactado. En Génesis 12:3 encontramos que parte de la promesa para Abraham es la protección divina:

“Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; ¡Por medio de ti serán bendecidas todas la familias de la tierra!”

La lección de Purim es sencilla, pero profunda: Dios será fiel a sus promesas. Cada vez que su pueblo sea amenazado con la destrucción, Dios interviene porque su carácter está en juego. El rabino Saulo de Tarso lo pone de la siguiente manera: “porque las dádivas de Dios son irrevocables, como lo es también su llamamiento.” (Romanos 11:29). La mejor manera de sumarizar todo esto tal vez se encuentre en una sola palabra: “protección.”

Pero el mensaje de Purim no debe limitarse tan solo a la historia antigua de Israel. Cada creyente en Yeshúa tiene también razones para celebrar. La protección consistente que recibe el pueblo judío, debe darle un sentido de esperanza y seguridad a todos los creyentes. Nuestro Dios cumple sus pactos y es fiel con todas las generaciones.

Una lección secundaria, pero no menos importante de Purim, es la responsabilidad de parte del hombre de cumplir la voluntad de Dios. Esther es el único libro de la Biblia sin referencia clara a Dios. Sin embargo, podemos verlo entre bastidores, llevando a cabo su plan perfecto. La historia también enfatiza la responsabilidad que tiene la gente de actuar para que la voluntad de Dios se lleve a cabo. Cuando la estratagema malvada de Amán se dio a conocer a la comunidad judía de Persia, hubo también un llamado al ayuno y a la oración. Vemos inclusive un llamado a tomar acción, como se vio en la exhortación de Mardoqueo a la Reina Esther:

Si ahora te quedas absolutamente callada, de otra parte vendrán el alivio y la liberación para los judíos, pero tú y la familia de tu padre perecerán. ¡Quién sabe si no has llegado al trono precisamente para un momento como éste! (Esther 4:14).

El pueblo judío enfrenta hoy en día otro peligro inminente. Puede que no exista la amenaza de destrucción física como en los días de Amán, pero sí existe una amenaza inclusive más peligrosa, la amenaza de una catástrofe espiritual. Muchos se encuentran alejados del Dios de sus padres y del Mesías nombrado por él. No hay duda alguna de que últimamente Dios ha estado llamando a muchos judíos a venir a Yeshúa, pero los obreros son muy pocos. Purim debería servir como recordatorio a todos los creyentes, que Dios desea usar a los que están dispuestos a servir en el reino. ¿Quién sabe si usted no haya sido colocado bajo algunas circunstancias en particular, justo para un momento como éste? Que todos seamos embajadores fieles del Mesías, llevando el mensaje de la redención espiritual a todos los que nos rodean.

Una guía práctica para los creyentes en Yeshúa

Para ahora ya podrán apreciar que Purim tal vez es la fiesta más expresiva del calendario bíblico. El decoro formal que normalmente rodea a la sinagoga, se hace temporalmente a un lado para dar lugar a la alegría estruendosa de la celebración. Al igual que las otras fiestas, muchas costumbres judías pueden incorporarse a una expresión mesiánica. Por ejemplo, aunque no es ordenado por las Escrituras el ayuno de Esther en el trece de Adar, ciertamente corresponde con el espíritu de ayuno y de oración que también se enseña en el Nuevo Testamento. Puede que los creyentes escojan este día para interceder por la protección y salvación de Israel (ver Romanos 10:1).

Al cerrar el ayuno, comienza el primer día de Purim con el servicio de la sinagoga y la lectura de la Megillá. Ya que se considera un día de fiesta menor, no es requerido tener la acostumbrada cena con velas. Sin embargo, la preparación para el servicio de la sinagoga compensa por lo que se omite en lo que se refiere a la comida.

Puesto que habrá una lectura tradicional del libro de Esther, se anima a los participantes a llevar disfraces (bíblicos o de preferencia) para facilitar la representación de los papeles. Por lo tanto, se ven llegar al servicio muchas pequeñas Estheres y otros tantos pequeños Mardoqueos; ¡inclusive algunos Amanes atrevidos! Esta es una buena ocasión para deshacerse de las cohibiciones, por lo tanto, habrán personas disfrazadas de cualquier cosa. ¡desde el presidente de los Estados Unidos, hasta de Mickey Mouse! Podríamos pensar de Purim como una fiesta de disfraces santificada, con un mensaje importante.

Además de la diversión de los disfraces, todos los participantes deben traer matracas u otros artículos para hacer ruido. Hay groggers oficiales que se pueden comprar en una tienda de regalos judía, o fabricaciones de la casa (ollas con una cuchara, instrumentos de percusión, etc.) Cuando se menciona el nombre de Amán, todos activan sus instrumentos para hacer ruido. Si usted tiene talento creativo, puede que quiera escribir un Purim shpiel original que pueda actuarse para relatar la historia de Esther. Los creyentes en el Mesías pueden disfrutar del significado de estas costumbres, alegrándose en la justicia y la protección de Dios.

El día de Purim se aparta para la bendición de las cajas de shlaj manos. Si así lo prefieren, pueden organizar una reunión para hornear juntos las galletas hamantashen deliciosas. Preparar un regalo de amor así, para amigos o conocidos, es un hermoso detalle, sobre todo cuando viene en el nombre de Yeshúa. En verdad hay más dicha en dar, que en recibir (Hechos 20:35).

La mayoría de las congregaciones mesiánicas tienen servicios de Purim. Si usted no vive cerca de una, ¿por qué no invitar algunos amigos y llevar a cabo su propia celebración de Purim? Puede ser un tiempo maravilloso de aprendizaje y recocijo en la fidelidad del Dios de Israel.

Es el mismo Dios que desea bendecir nuestras vidas personales hoy en día. ¡Purim es un tiempo de gran gozo para los creyentes en Yeshúa Ha-Mashíaj!

CONCLUSIÓN

El gozo de los días de fiesta

¡Que trayecto asombroso es el viajar por las fiestas bíblicas! Con este recorrido hemos visto la herencia rica que poseen los creyentes en Yeshúa. Los días festivos no solo son un recordatorio de la fidelidad de Dios en el pasado, sino también de sus planes futuros para el mundo al regreso de Yeshúa el Mesías.

Mi oración es que este libro sea una herramienta valiosa para poder entender mejor a Dios. Igualmente, es mi esperanza que todos los creyentes puedan celebrar su fe al incorporar estas fiestas en sus vidas espirituales.

Pero sobre todo, confío en que al entender y al experimentar las fiestas bíblicas, ellas otorgarán una sensación renovada de gozo. Cada fiesta, cada costumbre y cada tradición, dirige nuestra atención a la redención actual en el Mesías y en el Reino venidero de Dios. Es con mucha razón que la Torá dice: “¡regocíjense en sus fiestas!”

Espero que aquel gozo espiritual sea suyo de una nueva manera mientras celebra el significado completo de los tiempos establecidos por Dios.

Lista de fechas

Purim comienza en:

  • Sábado, 11 de marzo de 2017 al atardecer (14 de Adar, 5777)
  • Miércoles, 28 de febrero de 2018 al atardecer (14 de Adar, 5778)
  • Miércoles, 20 de marzo de 2019 al atardecer (14 de Adar II, 5779)
  • Lun, 09 de marzo de 2020 al atardecer (14 de Adar, 5780)
  • Jue, 25 de febrero de 2021 al atardecer (14 de Adar, 5781)
  • Miércoles, 16 de marzo de 2022 al atardecer (14 de Adar II, 5782)
  • Lunes, 06 de marzo de 2023 al atardecer (14 de Adar, 5783)
  • Sábado, 23 de marzo de 2024 al atardecer (14 de Adar II, 5784)
  • Jue, 13 de marzo de 2025 al atardecer (14 de Adar, 5785)
  • Lunes, 02 de marzo de 2026 al atardecer (14 de Adar, 5786)

Israel

Web designer y amante de la Fotografía, no solo creo en Dios, sino LE CREO A DIOS, alegre, easygoing, despistado y muchas cosas mas... Pero sobre mi no importa, TODO es sobre Yeshúa HaMashiaj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: