35. NASSO - TOMA
0
285

35. NASSO – TOMA

Parash√°¬† ¬†Naso¬† ‚ÄúToma‚ÄĚ
Torá:                    Bamidbar / Numeros 4:21-7:89
Haftará:              Juec 13: 12-25
Los Escritos Mesiánicos:     1Co 12:12-33, Efe 4:1-16
 
INTRODUCCI√ďN
 
Esta Parash√° resalta el llamado de los levitas, a partir de los 30 a√Īos hasta los 50, en contraste al llamado del israelita a la guerra a partir de los 20 a√Īos hasta los 50. ¬†¬†Mientras que el censo del cap. 3 era para contar a todos los levitas varones para tomar el lugar de los primog√©nitos, el prop√≥sito de este censo es de contar a los levitas maduros que pueden hacer el trabajo de llevar y erigir el tabern√°culo. Por eso, s√≥lo se incluyen a los hombres de entre los 30 y 50 a√Īos de edad (4:3, 23, 30, 35, 39, 43, 47).
Esto ya nos obliga a meditar sobre la capacidad y mayor desarrollo o madurez que se requiere para servir y ministrar al Se√Īor.
 
Hay una interrogante que dejó ciertas discrepancias entre los teólogos por la exigencia progresiva del llamado al levita para servir al sacerdocio en el transcurso del tiempo:
Todos los levitas fueron designados por H`Shem como exclusivos para el servicio del Tabernáculo de reunión.
  1. A partir de los 30 días de nacidos todo levita era separado para h`Shem, (3:5-8; 12; 15)
  2. En Bamidbar cap√≠tulo 4 nos se√Īala que son llamados a servir en el tabern√°culo a partir de los 30 hasta los 50. A√Īos.
  3. En Bamibar cap. 8: 23-26 el periodo de servicio se encuentra entre los 25 -50. A√Īos.
  4. Siglos m√°s tarde En 1Cro 23:24-32 el Rey David los incluye a partir de los 20 a√Īos
    ¬ŅPorque encontramos estas variantes?¬†
    Seg√ļn Rashi nos dice que a los 25 se les llama para estudiar y reci√©n a los 30 a servir. Puede ser una explicaci√≥n. Pero, ¬Ņen el caso de David?¬† Es muy probable que se deba a cuando exist√≠a el tabern√°culo se necesitaba levitas m√°s fuertes y capaces de cargar, trasportar, armar y desarmar el Tabern√°culo, pero en el tiempo de David, cuando ya se contaba el lugar y tuvieron el templo se los inclu√≠an m√°s j√≥venes. (1Cro 23:25-26)
    En otras palabras, cuanto m√°s j√≥venes y a la vez mas aliviados de cargas de transportes se le involucraban al servicio del Se√Īor.
Aplicación
Es muy importante para nosotros entender esta mitzv√° del Se√Īor los que somos padres por cuanto estamos en sus manos, que somos llamados a servir, Yesh√ļa dijo: ‚ÄúSi alguno me sirve, s√≠game; y donde yo estuviere, all√≠ tambi√©n estar√° mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrar√°‚ÄĚ (Juan 12:26)
Esto nos obliga a revaluare nuestras responsabilidades y prioridades.
¬ŅQu√© es lo m√°s importante en nuestras vidas?
¬ŅQue debemos inculcar a nuestros hijos en este tiempo?
Desde que entregamos nuestras vidas al Se√Īor, tenemos una nueva vida, la que recibimos del Se√Īor y por lo tanto tambi√©n un nuevo prop√≥sito seg√ļn Di-s.
1¬ļ ¬†¬†¬†¬†Ahora somos un nuevo sacerdocio en el Mes√≠as Yesh√ļa 1Ped 2:9-10.
2¬ļ¬†¬† ¬†¬†Nuestros hijos en primer lugar le pertenecen al Se√Īor, aun mas si son primog√©nitos,
3¬ļ¬†¬† ¬†¬†Ellos, as√≠ como nosotros deben recibir desde que nacen las instrucciones del Se√Īor que
¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† nos insta a que desde ni√Īos recibamos su Palabra.
4¬ļ¬†¬†¬†¬† Debemos animarles a que sirvan al Se√Īor desde muy j√≥venes.
5¬ļ¬†¬†¬†¬† Como los levitas deben ser preparados en diferentes especialidades, pero al tiempo
¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† se√Īalado sirvan al Se√Īor con sus profesiones y especialidades.
6¬ļ¬†¬†¬† ¬†Que sirvan al Se√Īor cuanto m√°s j√≥venes mejor. As√≠ no tendr√°n muchos problemas con
         las formas del mundo con que se acostumbran.
Es muy aleccionador saber que a partir de los 50 los levitas sacerdotes ya no harían los trabajos que requerían fuerza, sino sabiduría, ahora serían los mentores, guardadores, y consejeros sabios que guiarían a los jóvenes que tomaban la gran responsabilidad de ministrar en el tabernáculo o en el Templo.   
 
 
TZAVAH¬†¬† ‚ÄúSERVICIO‚ÄĚ
Es muy importante notar la palabra Tzavah (Hb) significa ‚Äúservicio‚ÄĚ que se usa en Num 4:3, 23, 30, 35, 39, 43. tambi√©n puede traducirse ‚Äúservicio militar‚ÄĚ como en Num 1:3, 31:14, 36
 
H`Shem est√° haciendo una obra violenta contra los paganos de Cana√°n, y para conquistar esas tierras en esta ‚Äúguerra‚ÄĚ, el servicio de los levitas en el Tabern√°culo era vital.¬† As√≠ fue como Israel venc√≠a a los enemigos. Ejm. Exo 17:8-15; Num. 14:39-44, Jos. 6.2-22
 
El H.Brith Hadash√° nos ense√Īa que los creyentes nos encontramos en una guerra espiritual y que nuestras armas son espirituales, no materiales que son poderosas en Di-s,(2 Cor.10:3-5; Ef. 6:10‚Äď20). La espada del Esp√≠ritu / La Palabra de Di-s, las virtudes del Se√Īor (las vestiduras) y la oraci√≥n intercesora son nuestras poderosas armas espirituales.
¬†Las tareas de los levitas, 4:1‚Äď33.
 
El trabajo de los hijos de Cohat recibe la m√°s detallada atenci√≥n en 4:1‚Äď10 porque trata de las cosas m√°s sagradas. ¬ŅC√≥mo se puede mantener la santidad del tabern√°culo y los muebles sagrados cuando hay que desarmar el tabern√°culo y llevar todas las cosas a otro lugar?
Primero.  los sacerdotes bajan el velo entre el lugar santo y el lugar santísimo y lo usan para cubrir el arca.
Despu√©s lo cubren con pieles finas y con un pa√Īo azul. Este pa√Īo azul por fuera sirve para identificar claramente el arca, al art√≠culo m√°s sagrado.
Los sacerdotes tambi√©n cubren la mesa del pan de la presencia, el candelabro, el altar de oro, ¬†¬†y los utensilios con un pa√Īo azul y con pieles finas por fuera. (En el caso de la mesa, ponen un pa√Īo carmes√≠ entre el pa√Īo azul y las pieles.)
Cubren el altar de bronce con un pa√Īo de p√ļrpura y con pieles finas. Azul, p√ļrpura y carmes√≠ son los colores usados para las cortinas dentro del tabern√°culo (Exo. 26:1, 31, 36) y para el efod del sumo sacerdote (Exo. 28:5‚Äď8).
El sumo sacerdote llevaba una t√ļnica de material azul (Exo. 28:31). No sabemos exactamente el significado de estos colores, pero en el mundo antiguo, azul y p√ļrpura eran colores usados por los reyes y nobles (Jue. 8:26; Est. 1:6; 8:15). Los colores entonces recuerdan a Israel de que JHVH es su divino Rey.
El tabernáculo es como su palacio en la tierra, y el arca es como su trono. Aun los sacerdotes y levitas deben tratar el tabernáculo y sus muebles con el mismo respeto que demostrarían a un rey.
No sabemos exactamente qué tipo de pieles usaron para cubrir los muebles. Diferentes traducciones han sugerido que fueron pieles de tejones, de cabras, de focas, de marsopas o delfines, o de manatíes. Dado que se usaba como la cubierta exterior del tabernáculo mismo (Exo. 26:14) y de todos los muebles menos el arca, parece que su propósito era de dar
protección contra los elementos.
Después de cubrir los muebles, los sacerdotes les ponen las varas para poder llevarlos sin tocarlos directamente. (La referencia a ponerle las varas al arca en 4:6 parece discrepar con Exo. 25:15, que prohíbe que se quiten las varas.) Todo lo relacionado con el tabernáculo mismo está bajo la dirección de Eleazar, hijo mayor de los hijos sobrevivientes de Aarón (3:32; 4:16).
Solamente después de que los sacerdotes hayan terminado con estos preparativos pueden acercarse los levitas del clan de Cohat para llevar los muebles sagrados. Como los cohatitas tratan de las cosas más sagradas, corren el riesgo más grande si no cumplen sus deberes correctamente. No deben tocar ni aun ver los muebles sagrados bajo pena de muerte (v. 15, 20). Esto explica la instrucción en el v. 18 de no permitir que el clan de Cohat sea eliminado. Los sacerdotes deben ejercer sumo cuidado en hacer los preparativos para proteger las vidas de los hijos de Cohat (vv. 19, 20).
 
Las tareas de los hijos de Gers√≥n se describen en 4:21‚Äď28, y las de los hijos de Merari en 4:29‚Äď33. Estos pasajes mayormente repiten lo dicho antes en 3:25, 26 y 3:36, 37. (En el cap. 3 el enfoque era el cuidado de las varias partes del tabern√°culo, mientras que aqu√≠ el √©nfasis cae sobre su transporte.) Los clanes de Gers√≥n y Merari trabajan bajo la direcci√≥n de Itamar, hijo menor de Aar√≥n (4:28, 33).
 
Los resultados del censo de los levitas maduros, 4:34‚Äď49.
El n√ļmero de los hijos de Cohat que pueden entrar en el servicio del tabern√°culo llega a ser 2.750 (v. 36); el de los hijos de Gers√≥n, 2.630 (v. 40); y el de los hijos de Merari, 3.200 (v. 44). Esto da un total de 8.580 levitas maduros (v. 48). Otra vez, se pone √©nfasis en el cumplimiento de todas las instrucciones divinas a Mois√©s en el v. 49.
 
Todo está distribución dada por H`Shem evitaba discrepancias y malos entendidos porque cada uno sabía lo que tenía su tarea personal y debía hacer con orden y disciplina.
 
Este mismo principio lo vemos en el cuerpo del Mesias descrito por Shaliaj Shaul en 1Co 12:1-30
‚Äú12Porque, as√≠ como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, as√≠ tambi√©n Meshiaj. 13Porque por un solo Esp√≠ritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean jud√≠os o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Esp√≠ritu. 14Adem√°s, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.15Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¬Ņpor eso no ser√° del cuerpo? 16Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¬Ņpor eso no ser√° del cuerpo? 17Si todo el cuerpo fuese ojo, ¬Ņd√≥nde estar√≠a el o√≠do? Si todo fuese o√≠do, ¬Ņd√≥nde estar√≠a el olfato? 18Mas ahora Di-s ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como √©l quiso. 19Porque si todos fueran un solo miembro, ¬Ņd√≥nde estar√≠a el cuerpo? 20Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. 22Antes bien los miembros del cuerpo que parecen m√°s d√©biles, son los m√°s necesarios; 23y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a √©stos vestimos m√°s dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con m√°s decoro. 24Porque los que en nosotros son m√°s decorosos, no tienen necesidad; pero Di-s orden√≥ el cuerpo, dando m√°s abundante honor al que le faltaba, 25para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. 26De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con √©l, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con √©l se gozan.
27Vosotros, pues, sois el cuerpo del Mes√≠as, y miembros cada uno en particular. 28Y a unos puso Di-s en la iglesia, primeramente, ap√≥stoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, despu√©s los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. 29¬ŅSon todos ap√≥stoles? ¬Ņson todos profetas? ¬Ņtodos maestros? ¬Ņhacen todos milagros? 30¬ŅTienen todos dones de sanidad? ¬Ņhablan todos lenguas? ¬Ņinterpretan todos?
 
CONCLUSION
 
En este cap√≠tulo 4 de esta Parash√° vemos como H`Shem levanta las cabezas de los levitas para su servicio, as√≠ tambi√©n El levanta nuestras cabezas para honrar al Se√Īor con nuestras vidas redimidas, cada levita, as√≠ como cada creyente tiene una tarea o misi√≥n que cumplir, y descubrir su tarea.
 
¬ŅPorque los levitas recibieron esta responsabilidad especial?
Aunque H`Shem tiene en su poder hacer la elecci√≥n sin embargo nuestro libre albedr√≠o no es anulado sino implicado. Es bastante claro que el pueblo de Israel sucumbi√≥ ante la idolatr√≠a del becerro de oro, y fueron todos desafiados por Mois√©s cuando pregunto: ¬ŅQui√©n est√° por JHVH? (Ex 32:26) y fueron los levitas que decidieron por H`Shem desde el principio.¬† Por eso H`Shem les premio con este servicio recibiendo cargos muy importantes.
 
H`Shem tiene algo muy especial para cada uno de nosotros por eso nos ha dotado de dones y capacidades para servirlo en su Templo y debemos decidir tambi√©n diciendo ¬°No al pecado!, ¬°no al mundo!, ¬°no a la mediocridad! ¬°!Si al Se√Īor! ¬°Si a su gloria! Y el nos ayudara en todo.
Shaliaj Kefas escribió antes de morir estas palabras:
‚ÄúPor lo cual, hermanos, tanto m√°s procurad hacer firme vuestra vocaci√≥n y elecci√≥n; porque haciendo estas cosas, no caer√©is jam√°s. 11Porque de esta manera os ser√° otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Se√Īor y Salvador Yesh√ļa Hamashiaj‚ÄĚ.
(2Ped 1:10-11)
 
Share

Other Sermons In This Series

Deja un comentario