PESAJ: PROMESA Y CUMPLIMIENTO


Israel
por

La fiesta de la Pascua conmemora la redención de Dios de Israel de su esclavitud de 400 años en Egipto. Hace más de 3.000 años, los hijos de Israel sufrieron bajo la severa opresión del faraón. Como lo registra el Libro del Éxodo, Dios envió a Moisés para librarlos de los egipcios, pero Faraón se negó a dejar que los israelitas salieran de Egipto hacia la Tierra Prometida.

Debido a la dureza del corazón de Faraón, Dios procedió a derramar una serie de diez plagas sobre los egipcios, que culminó en la plaga final, el asesinato de los primogénitos de Egipto. Dios protegió a los niños israelitas con la marca de los postes de las puertas y los dinteles de sus hogares con la sangre de un cordero (Ex. 12: 1-30).

El pueblo judío conmemora este evento cada año a través de una comida ceremonial conocida como el Seder de la Pascua. En todo el mundo, las familias judías se reúnen para recordar los eventos del Éxodo y celebrar la fidelidad del Dios de Israel. La palabra “seder“, que en este caso significa orden o procedimiento, se refiere al recuento de la cuenta a través de un libro especial conocido como “haggadá” (contar la historia). Uno de los propósitos más importantes del Seder de la Pascua es enseñar la historia sagrada del pueblo judío a los niños de cada generación judía emergente.

Hay una dimensión adicional de celebración para los seguidores de Yeshúa el Mesías, judíos y no judíos, porque Yeshúa celebró esta comida con sus discípulos la noche antes de su muerte. Conocido en la fe cristiana como la Última Cena (Mateo 26: 17-30), el B’rit Hadashá registra cómo los elementos de la Pascua de los panes sin levadura y el vino se han convertido en la base de la Cena o Comunión del Señor.

Cuando Yeshúa y los discípulos celebraron la redención de Dios de Israel, Yeshúa predijo cómo su muerte proporcionaría la redención del pecado (Mateo 26: 26-29).
Los temas de la Pascua prepararon a la nación para la redención que Dios provee a través de la muerte y resurrección de Yeshúa.

ESCLAVITUD

PESAJ

Los hijos de Israel sirvieron como esclavos bajo la opresión del faraón (Ex. 1: 11-12; 6: 6).

EL MESÍAS

Después de la rebelión de Adán y Eva, la humanidad cayó bajo la opresión de la esclavitud del pecado y la muerte (Rom. 6: 20-21; Ef. 2: 1-3).

EL CORDERO

PESAJ

Dios redimió a Israel a través del sacrificio de un cordero sin ningún defecto (Ex. 12: 5). Él instruyó a la gente a sacrificar el cordero y a esparcir la sangre sobre los postes de las puertas de sus hogares con hisopo (Ex. 12: 21-22).

EL MESÍAS

Juan describe a Yeshúa como “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). De la misma manera que el cordero pascual no tenía defectos, Yeshúa no tenía pecado (2 Cor. 5:21). Es por eso que Pablo nos dice que recordemos cómo se ha sacrificado al “Mesías, nuestro Cordero de la Pascua” (I Cor. 5: 7).

SANGRE

PESAJ

Dios redimió a Israel de Egipto a través del derramamiento de sangre. Cuando Dios pasó por la tierra de Egipto, vio la sangre del cordero en la parte superior y los lados del marco de la puerta; por lo tanto, pasó por alto los hogares israelitas y no permitió que el destructor se llevara la vida de sus primogénitos (Ex. 12:23).

EL MESÍAS

La Biblia nos enseña que sin el derramamiento de sangre no hay perdón por los pecados (Hebreos 9:22). Yeshúa nos dice que a través de su sangre, Él proporciona el perdón del pecado (Mateo 26:28). Él es el Cordero que fue herido por nuestras transgresiones y herido por nuestras iniquidades (Isaías 53: 5).

MATZÁ

PESAJ

Durante la semana de Pascua, la comunidad judía se abstiene de comer cualquier cosa que contenga levadura y solo come pan sin levadura o matzá (Ex. 12: 19-20).
Cuando los israelitas huyeron de Egipto a toda prisa, no tuvieron tiempo de esperar a que el pan se levantara mientras se horneaba.

EL MESÍAS

La Biblia presenta la levadura como un símbolo de pecado (Mateo 16: 6-12; 1 Cor. 5: 6-8).
Yeshúa estaba sin pecado, es decir, sin levadura (2 Cor. 5:21).
Simbólicamente, Yeshúa fue crucificado al comienzo de la Fiesta de los Panes sin Levadura.

MAROR

PESAJ

La Torá prescribe tres elementos necesarios de la Pascua:

  • el Cordero,
  • Matzá
  • y Hierbas Amargas (Ex. 12: 8).

Las hierbas amargas les recuerdan a los israelitas cómo los egipcios amargaron la vida de los esclavos en Egipto.

EL MESÍAS

Para los creyentes, las hierbas amargas representan cómo Yeshúa libera a su pueblo de la amargura y la tristeza del pecado y trae alegría a nuestras vidas.

REDENCIÓN

PESAJ

La historia de la Pascua representa la redención de Dios de Israel fuera de Egipto.

EL MESÍAS

Dios eligió adecuadamente la celebración de la redención de Israel de Egipto como el día para redimir al mundo a través de la muerte y resurrección de Yeshúa.

ISRAEL

PESAJ

Dios liberó a los hijos de Israel de Egipto para llevarlos a la tierra prometida, Israel.

EL MESÍAS

De la misma manera, Dios libera a los seguidores de Yeshúa de un dominio de las tinieblas para traerlos a su reino (Col. 1:13), y nos recuerda que un día Dios cumplirá Su promesa de establecer su reino terrenal en Jerusalén.

PRIMEROS FRUTOS

PESAJ

Después de la Pascua, Dios ordenó a la nación que ofreciera los primeros frutos de su cosecha el primer día después del sábado; por lo tanto, el domingo siguiente a la Pascua, Dios instruye a Israel a ofrecer los primeros frutos de su cosecha como ofrenda (Lev. 23: 9-14).

EL MESÍAS

El domingo siguiente a la Pascua, Yeshúa conquistó la muerte y resucitó de los muertos, coincidiendo con la Fiesta de los Primeros Frutos. Como el primer fruto de la resurrección, Yeshúa da esperanza a su pueblo de que también lo seguirán a la vida eterna (1 Cor. 15: 20-23).

Debe haber profundo gozo en los corazones de los creyentes en Yeshúa, al saber a la dimensión y privilegio que nos lleva por su gracia y poder. Pero esto no debe quedar solo en nosotros, debemos compartirlo a más personas, debemos hacer discipulos, porque tarea nuestra es proclamar las Buenas Nuevas.

Que tenga una buena semana.
Shalom


Israel

Web designer y amante de la Fotografía, no solo creo en Dios, sino LE CREO A DIOS, alegre, easygoing, despistado y muchas cosas mas... Pero sobre mi no importa, TODO es sobre Yeshúa HaMashiaj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: