ROSH HASHANÁ: Una guía práctica para los creyentes en Yeshúa


Israel
por

Hay un sinfín de maneras de guardar la fiesta de Rosh Ha-Shaná. En las sinagogas, la preparación inicia en el mes hebreo que le precede, Elul, sonando el shofar en Shabat. Se ofrecen oraciones especiales para el arrepentimiento llamadas selikjot. Para los judíos mesiánicos, tanto como para los gentiles, es un tiempo de guardar la fiesta en el mismo espíritu de arrepentimiento. Tal vez alguien desee comprar un shofar y tocarlo cada mañana durante el mes que le precede a Rosh Ha-Shaná. Esto podría usarse para alimentar el verdadero espíritu de esta fiesta, enfocándonos en el arrepentimiento y en un caminar puro con Dios.

Una celebración vespertina especial se puede organizado al llegar el primer día de Tishri. Al igual que la mayoría de los días de fiesta judíos, gran parte de los preparativos para la celebración giran alrededor de una comida especial. La mesa se adorna con la mejor vajilla, los mejores manteles y dos candeleros con velas. El color blanco es el que se acostumbra usar en este día, basado en la promesa de que Dios hará cambiar nuestros pecados de rojo escarlata a blanco como la nieve (Isaías 1:18). Esta costumbre puede incluir el mantel, pero a menudo también se aplica a la vestimenta personal. Para los creyentes, es una hermosa manifestación de la limpieza que recibimos en Yeshúa. Es tradicional encender las velas especiales para la fiesta con la bendición apropiada que es ligeramente diferente de la bendición estándar del Shabat.

Baruj atá Adonai, Elojeinu melej ja-olam
asher kidshanu be-mitzvotav,
vetzivanu le-jadlik ner shel yom tov.

Bendito eres tú, Oh SEÑOR nuestro Dios, Rey del universo,
que nos has santificado con tus mandamientos
y nos has mandado encender las luces del día de fiesta.

Después de las velas, se bendice el dulce vino y la jalá especial que en este día es redonda y con pasas. Ambos nos recuerdan el importante tema de Rosh Ha-Shaná, que es el que experimentemos un dulce y completo Año Nuevo bajo la bendición de Dios.

Los platillos que se sirven en la cena también manifiestan lo mismo. Puede que se sirvan los tzimmes tradicionales, (zanahorias con miel) así como pastel de miel, de postre. Una de las costumbres más gráficas, es mojar rebanadas de manzana en miel para probar la increíble dulzura que viene de nuestro padre celestial. Debe de tomarse en cuenta que el saludo tradicional de esta temporada es Le-Shaná Tová u-metuká (que tengas un buen y dulce Año Nuevo). Como plato principal se acostumbra servir pavo o brisket. Un platillo con mucho significado es un pescado que se sirve con todo y cabeza. Esto ilustra la promesa de Dios, de que habrá un tiempo cuando Israel no será más cola, sino cabeza (Deuteronomio 28:13).

Después de la cena, la celebración es un tiempo de adoración y meditación. Normalmente esto se lleva a cabo en el servicio de la sinagoga. Es necesario comprar los boletos con anticipación, ya que los judíos no acostumbran recoger la ofrenda durante los servicios. Tanto cuotas de membresía como boletos individuales para los días de fiesta principales se cobran.

Los creyentes en Yeshúa pueden asistir a un servicio de Rosh Ha-Shaná en la congregación mesiánica de su localidad. Ahí pueden celebrar las variadas costumbres de esta festividad entre sus hermanos creyentes. ¡Es un gran gozo escuchar el sonido del shofar, experimentar las oraciones corporativas y adorar con música dentro de la plenitud del Mesías! Si no hay un grupo o congregación mesiánica cerca de donde vive, tal vez pueda llevar a cabo el servicio en casa, que puede incluir muchos de los mismos elementos que hemos mencionado para dirigir la atención a este día tan especial.

Como se trata de un shabat, el día siguiente puede apartarse tomándose el día de descanso en el trabajo y/o escuela. Normalmente hay un servicio especial en la mañana de Rosh Ha-Shaná para continuar adorando al Rey con la comunidad de creyentes. Después del servicio matutino, temprano por la tarde, se acostumbra hacer la ceremonia llamada Tashlij. Este es un servicio con mucho significado para los creyentes. Se arrojan al mar las migajas de pan, (que representan los pecados), se toca el shofar y se elevan cantos de alabanza para celebrar la verdad contenida en Miqueas 7:19!

Ya que durante este temporada de pandemia, no podremos reunirnos, no hemos podido incluir un servicio de inmersión. Al final se disfruta de día de campo y convivencia. Ya sea que se celebre en casa o en las instalaciones de su congregación, Rosh Ha-Shaná puede ser un tiempo maravilloso de avivamiento espiritual, preparándonos para volver a reunirnos con el Rey de Reyes, ¡Yeshúa!


Israel

Web designer y amante de la Fotografía, no solo creo en Dios, sino LE CREO A DIOS, alegre, easygoing, despistado y muchas cosas mas... Pero sobre mi no importa, TODO es sobre Yeshúa HaMashiaj.

Artículos Recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: