0
1405

36. BEHALOTEJA – CUANDO SUBAS

Parash√°: ¬†Behaloteja¬† ‚ÄúCuando hagas subir‚ÄĚ ¬†¬ęcuando ascienda‚ÄĚ

Torá:  Bamidbar 8:1-12:16

Haftará:   Zac 2:10-4:7

 

INTRODUCCION

 

La Parashat B`Haloteja ‚Äúcuando asciendas‚ÄĚ es una porci√≥n de la Tor√°h cargada de varios t√≥picos muy aleccionadores. Es muy significativo que empiece con el alumbrado de las l√°mparas de la Menorah. El Esp√≠ritu de Di-s ha guiado a los sabios para que ubiquen este texto entre las ofrendas de las tribus y la consagraci√≥n de los levitas. No registran los otros art√≠culos importantes del tabern√°culo, como el Arca, o los altares, etc, y despojado de toda su cubierta, solo resalta el alumbrado del Candelabro de oro. ¬ŅPor qu√©?

Hay varios puntos que debemos resaltar en este texto:

  1. ‚ÄúCuando enciendas‚ÄĚ este mandato para Aar√≥n, se√Īala algo m√°s que alumbrar el Candelabro, El mandato ahora tiene una mayor precisi√≥n o revelaci√≥n. Di-s instruye a Mois√©s que el candelabro ubicado al lado sur del lugar santo del tabern√°culo, debe dar su luz hacia adelante para iluminar la mesa con el pan de la presencia, que estaba al lado norte del lugar santo. El prop√≥sito era dirigir la Luz hacia los panes. ¬†La ra√≠z hebrea indicaba ‚ÄúCuando Ascienda‚ÄĚ El sacerdote deb√≠a esperar cuando la Luz avivara su resplandor y dirigirla hacia la mesa de los panes de la proposici√≥n.
  2. Había doce panes sobre la mesa para representar las doce tribus de Israel.

Cuando la luz del candelabro cae sobre los panes en la mesa, simboliza que Jhvh da vida, amparo y bendición a su pueblo. El Sacerdote tomaba este hecho para así bendecir al pueblo.

  1. La forma del Candelabro se parec√≠a a un √°rbol, con su tronco, ramas y flores ¬†(Exo. 25:31‚Äď40), (El dise√Īo del candelabro es t√≠pico de los que estaban en uso entre los siglos XV y XIII a. de J.C.)El Candelabro simbolizaba la vida y la bendici√≥n. ¬†En el Edem estaba el √Ārbol de la vida, fue en esa forma que H`Shem se present√≥ a Mois√©s, fue un √°rbol que endulzo las aguas amargas de Mara en el desierto cuando salieron los hijos de Israel de Egipto, Yesh√ļa es el Olivo verdadero, su pueblo son las ramas. Etc. Etc,
  2. Cada día los sacerdotes presentaban sus ofrendas al Altar y atendían el fuego tanto del altar del incienso y del Candelabro Exo 30:7-8. Cada vez que terminaban su oficio los sacerdotes bendecían al pueblo como H`Shem mando Num. 6:24-26.  La luz del Candelabro iluminando los panes simbolizaba la bendición, el amparo, la vida de Di-s, sobre sus hijos. Eran las bendiciones prometidas de Num 6.24-26 que sería una realidad a su pueblo que lo recibían con fe, obediencia y entrega (7:1-88)

 

APLICACCION

 

Es muy importante reconocer que los sacerdotes despu√©s de recibir las ofrendas y antes de su consagraci√≥n, ser claras luminarias de la vida de Di-s a su pueblo. Ser verdaderas luminarias en este mundo. Yesh√ļa dijo a sus disc√≠pulos ‚ÄúVosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que est√°n en casa.16As√≠ alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que est√° en los cielos‚ÄĚ Mat 5:14-16.¬† Debe tener una direcci√≥n, un prop√≥sito. Iluminar en las tinieblas.

 

Es nuestra responsabilidad desde que H`Shem nos ha puesto en este tiempo alumbrar ‚Äúen medio de una generaci√≥n maligna y perversa, en medio de la cual resplandec√©is como luminares en el mundo‚ÄĚ Filp 2.15.

 

Es tambi√©n nuestra constante vigilancia de resplandecer en nuestras vidas el rostro del Se√Īor, pueden muchas circunstancias debilitar nuestra actitud de dependencia del Se√Īor, pero debemos recordar que esta en nosotros mantener viva aquella luz que el Se√Īor ha hecho resplandecer en nuestros corazones.¬† Esta escrito la amonestaci√≥n constante:

‚ÄúPor lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Di-s que est√° en ti por la imposici√≥n de mis manos.7Porque no nos ha dado Di-s esp√≠ritu de cobard√≠a, sino de poder, de amor y de dominio propio‚ÄĚ 2Tim 1:6-7

 

 

LA CONSAGRACI√ďN DE LOS LEVITAS, 8:5‚Äď26.

 

Ahora al entrar en este tema de la consagraci√≥n de los levitas los efectos de la Luz de la Menorah se hacen evidentes. En los caps. 3, 4 vemos que los levitas trataban con el santuario y con los muebles sagrados. Por eso, ten√≠an que estar limpios antes de entrar en sus tareas santas. Esta ceremonia de su purificaci√≥n no era tan elaborada como la consagraci√≥n de los sacerdotes (Exo. 29:1‚Äď37; Lev. 8:1‚Äď36), En este cap√≠tulo nos dice que:

  • son presentados y dedicados por el pueblo a Di-s.
  • son rociados con agua para purificaci√≥n,
  • se rasuran, pasados por navaja,
  • lavan sus cuerpos y sus vestidos, y
  • presentan sacrificios (v,7, 8).

Frente al Tabern√°culo y delante de todo el pueblo los lideres les impon√≠a las manos (v, 9, 10, Reconoci√©ndoles su liderazgo y autoridad en esta tarea (27:18‚Äď23), identific√°ndose el pueblo con ellos como ofrenda a Di-s. Como el animal sacrificado toma el lugar de la persona que lo ofrece, los levitas toman el lugar de los primog√©nitos de todo el pueblo, (16‚Äď18). Con esto los levitas eran consagrados a Di-s y puestos aparte para un servicio especial, ahora representar√≠an ante Di-s a todo el pueblo.

Los sacerdotes lo recib√≠an como una ofrenda mecida, y presentados al Se√Īor para su uso (v. 11, 13, 15, 19, 21). Los levitas deb√≠an hacer sacrificios de expiaci√≥n por sus propios pecados (v. 12). S√≥lo despu√©s de esto pueden hacer expiaci√≥n por el pueblo (v. 19) en el sentido de pagar con sus vidas el precio del rescate de los primog√©nitos de todo el pueblo.

Al ser purificados, los levitas pueden entrar en su servicio sagrado (vv. 14, 15, 19). Si uno del pueblo, no purificado especialmente para el servicio de Dios, intentara hacer lo que ellos hacen, sufrirían la muerte. En este sentido, los levitas evitan que haya mortandad entre el pueblo (v. 19).

APLICACI√ďN

En el Mes√≠as Yesh√ļa todo aquel que ha nacido de nuevo es parte del nuevo sacerdocio, (Is, 61:6; 1Ped 2:9; Ap 1:6) y miembro de ‚Äúla congregaci√≥n de los primog√©nitos que est√°n inscritos en los cielos‚ÄĚ (He 12:23)

Como la Monorah, recibimos la Luz del Mes√≠as para alumbrar en este mundo en tinieblas y glorificar a nuestro Di-s con nuestras obras. Mat¬† 5:16;¬† Filp 2:15; 2Tim 1:6. Es nuestra responsabilidad purificarnos constantemente para que la Luz de Yesh√ļa alumbre a trav√©s de nosotros a los dem√°s.

Así como los levitas eran pasados por navaja para presentarse con todas sus marcas y

defectos, como nuevos, los levitas debemos considerar a los dem√°s como necesitados de

ayuda, de misericordia y de socorro oportunos (Luc. 8:9-14; Luc.10:30-37)

 

‚ÄúPor tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspas√≥ los cielos, Yeshua el Hijo de Di-s, retengamos nuestra profesi√≥n. 15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo seg√ļn nuestra semejanza, pero sin pecado. 16Acerqu√©monos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro‚ÄĚ.(He 4:14-16)

 

Muchos necesitados de la Gracia y de la misericordia de Di-s quieren tener bendición y

comunión con El y no saben cómo acercarse a Di-s, para eso está el nuevo levita, para

evitar que el necesitado muera en pecado y pueda ser salvo por la fe en Yesh√ļa.

 

Los levitas eran jubilados a los 50 a√Īos y dejar los trabajos fuertes del Tabern√°culo, Nosotros somos el tabern√°culo del Di-s vivo y por eso es que no tenemos jubilaci√≥n, porque seguimos a Yesh√ļa que es el Sacerdote eterno seg√ļn el orden de Melki Tsedek.

 

LA CELBRACION DE LA PASCUA

La Luz del Candelabro, y la consagraci√≥n de los levitas de este cap√≠tulo como sustitutos de los primog√©nitos del pueblo tiene una estrecha relaci√≥n con la Pascua en el desierto. ¬†¬†El problema aqu√≠ fue la imposibilidad de algunos que estaban contaminados con alg√ļn muerto o hab√≠an viajado en el tiempo de la pascua buscaban una soluci√≥n.

Moisés fue a consultar a JHVH sobre qué hacer en esto. H`Shem respondió con dos aclaraciones:

  • Los que no pudieron celebrar la Fiesta en la fecha pod√≠an hacerlo el segundo mes en el mismo tiempo, con los detalles m√°s claros que al principio, a√Ļn el extranjero (9:14) y
  • Que los que podian hacerlo, no lo celebraban serian cortados de la congregaci√≥n, (morir√≠an y seria quitados de la congregaci√≥n).

 

Es interesante notar las veces que se celebraron la pascua y que nos habla en nuestroi tiempo.

  1. La pascua en Egipto, H`Shem nos rescató. Celebramos la pascua por el hecho que ocurrió en aquel entonces recordamos, la liberación, la redención que hizo H`Shem con su pueblo para darnos libertad y salvación, Un hecho histórico y concreto que recibimos de nuestro Di-sy Salvador.
  2. La Pascua en el desierto nos condujo por todo el desierto con destino hacia la Tierra prometida, fue durante todos los a√Īos que en el transcurso de los 40 a√Īos nos condujo por el desierto entre todas las vivencias, dificultades, y peligros que enfrentaban diariamente, hasta que llegamos a la Tierra prometida. Valoramos l pascua ahora porque siendo redimidos y salvados por el Cordero de Di-s, somos conducidos tambi√©n hacia el Lugar que el Se√Īor tiene preparado para todos los que le aman con amor inalterable.
  3. La Pascua en Cana√°n, all√≠ los afirmo. Nosotros tambi√©n tendremos con el Mes√≠as aquella pascua que prometi√≥ que lo celebraremos cuando vuelva en su reino Luc 22:17-18, y como √©l lo prometi√≥ seremos afirmados en su reino cuando vuelve y nos tome con El, ‚ÄúVendr√© otra vez y os tomare a m√≠ mismo para que donde yo estoy, vosotros tambi√©n est√©is‚ÄĚ (Juan 14:2-3)
Share

Other Sermons In This Series

Deja un comentario