YESHUA Y LAS COPAS DE PESAJ


Israel
por

Las cuatro copas de Pesaj son una parte integral del Seder. Representan cada una de las cuatro promesas que el Señor hace a su pueblo en Éxodo 6: 6-7.

1. La Copa de Santificación

“Te sacaré de debajo de las cargas de los egipcios”.

La primera copa es la de la santificación. Se vierten cuatro copas de vino durante el curso del Seder. Cuando bebemos la copa de la santificación, recitamos: “Te sacaré de Egipto”.
¿No es maravilloso el Señor? Piénselo, los hijos de Israel fueron esclavizados en Egipto durante 400 años. ¡Sus lágrimas eran amargas! Comenzaron su estadía como invitados dignos, pero con el cambio de tiempo y régimen, se convirtieron en esclavos. El yugo de la esclavitud era duro y pesado. Durante la Pascua, recordamos cómo Dios sacó a los hijos de Israel de la esclavitud y nos convirtió en una gran nación con un nombre y un gran propósito.
Verán, Israel siempre tuvo un propósito y un llamado: ¡ser luz para las naciones (Isaías 42: 6, Isaías 49: 6, Hechos 13:47) y traer al Mesías Yeshúa al mundo! Sin el pueblo judío, sin Pesaj, no tendríamos al Mesías. Que tristeza solo pensar eso.

Cuando bebemos la copa de la santificación, recordamos que Dios sacó a Israel de la esclavitud y el milagro de que el Mesías vino a través del linaje de David. También oramos fervientemente por los muchos judíos que todavía están en esclavitud espiritual, que aún no han abrazado a Yeshúa, su propio Mesías.

 

2. La Copa de la Liberación o la Copa de Juicio

“Te rescataré de su esclavitud”.

En estos días, a nadie le gusta hablar sobre el juicio del Señor. Sin embargo, es una verdad bíblica que todas las personas, tanto judías como gentiles, están bajo el juicio de Dios a menos que acepten la salvación, es decir, la expiación sustituta, a través de Yeshúa el Mesías (Romanos 5: 9, 1 Cor. 15: 1-5, Juan 14: 6). Hay enseñanzas por ahí que dicen que los judíos no necesitan a Yeshúa para estar bien con Dios, pero esto va en contra del evangelio mismo. En Juan 14:6 Yeshúa dice:

“Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie viene al Padre sino por mí”.

Incluso en la historia de la Pascua misma, los hijos de Israel no podían descansar en su condición de israelitas. Tuvieron que responder al método que Dios escogió, el sacrificio del cordero pascual, para ser salvos de la 10ª plaga de la matanza de los primogénitos. Del mismo modo, hasta que el pueblo judío responda a Yeshúa, el camino de la salvación eterna, el pueblo judío todavía está bajo el juicio de Dios. Romanos 1:16 dice:

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para salvación a todos los que creen, al judío primero y también al griego”.

Tengamos un sentido de urgencia al compartir con nuestros amigos y familiares judíos, sabiendo que, así como los hijos de Israel escaparon de Egipto a toda prisa, nuestro tiempo en la tierra es fugaz: cada momento es precioso. ¡Te animo a que compartas a Yeshúa con tu amigo o familiar judío.

 

3. La Copa de la Redención

“Te redimiré con un brazo extendido”.

La Copa de la Redención es la tercera copa del Seder de Pascua y es la primera copa que se bebe después de la comida. Se cree que es la Copa de la Redención con la que Yeshúa instruyó a los discípulos a participar en la última cena, ya que ambos relatos en Mateo 26:27 y Lucas 22:19 describen la copa que se está tomando después de la comida. El relato de Lucas incluso se refiere a la última comida que Yeshúa tuvo con sus discípulos como “Pascua” (Lucas 17:15). En este versículo específicamente, Yeshúa les dice a sus discípulos:

“He deseado sinceramente comer este Pesaj con ustedes antes de sufrir”.

La copa de la redención significa tradicionalmente el sacrificio del cordero pascual que salvó a los israelitas de la 10 ªplaga de la matanza de los primogénitos. Esta copa tradicionalmente recuerda cómo el Señor redime a Israel con un brazo extendido.

Por lo tanto, es muy conmovedor cuando Yeshúa les dice a sus discípulos que el vino en esta copa es:

“Mi sangre del pacto, que se derrama por muchos para el perdón de los pecados”.

Así como la sangre del Cordero de la Pascua cubrió a los israelitas y egipcios creyentes en Egipto, ¡la sangre de Yeshúa cubre a los creyentes judíos y gentiles de hoy!

 

4. La Copa de Alabanza

“Te tomaré como mi pueblo”.

¡La Pascua está sobre nosotros! ¡Qué increíblemente emocionante! La  copa del Seder es la Copa de Alabanza. ¡Al beber esta copa, cantamos y nos alegramos de que Israel se haya convertido en una nación en el Sinaí! El líder del Seder menciona que el Señor nos ha recordado; y hasta el día de hoy, Dios ha recordado el pacto eterno que hizo con Abraham en Génesis 17:7. Tradicionalmente cantamos Dayenu – “hubiera sido suficiente” – y salmos de alabanza. En la canción Dayenu , ¡agradecemos a Dios por liberarnos de los egipcios, llevarnos a través del Mar, y sacarnos como Am Yisrael, el pueblo de Israel!

Sin embargo, esta copa tiene un sabor agridulce, ya que los que estamos fuera de Israel recordamos que todavía estamos en la Diáspora, exiliados de Tierra Santa. Los judíos más observadores se refieren a la diáspora como “el galut“, que es la palabra hebrea para exilio. En el judaísmo tradicional de hoy, se entiende comúnmente que la destrucción del Segundo Templo en el año 70 DC, y el exilio resultante de la Tierra es el castigo de Dios al pueblo judío por el “odio infundado” de la gente unos contra otros en el primer siglo. A pesar de que nuestro pueblo ha sido parcialmente restaurado en Israel, nuestra patria histórica, entre el pueblo judío tradicional, todavía existe una sensación de anhelo y expectativa, ya que no todos los exiliados se han reunido desde los cuatro rincones de la tierra, y el Mesías aún no ha llegado. –Pero claro que lo ha hecho!

Incluso dentro de la vergüenza de Galut, existe la esperanza de que este estado de exilio sea temporal, así como el castigo de un niño amado es temporal. ¡Dentro de la pesadez de la pena del exilio, hay una esperanza al beber esta 4ª copa, que Dios perdonará, restaurará al pueblo judío, los traerá de vuelta a la Tierra de Israel y que, finalmente, el Mesías vendrá! ¡No sé tu, pero mi corazón da un salto ante esta promesa!

En realidad, hay una quinta copa que expresa esta esperanza eterna: ¡estad atentos!

 

El ministerio del Mesías habla a cada una de estas cuatro promesas:

  • El Mesías nos santifica : “Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados por la verdad” (Juan 17:19).
  • El Mesías nos libera : “Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Juan 8:32).
  • El Mesías nos redime : “Pero cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a Su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, para que pudiéramos recibir la adopción como hijos” (Gálatas 4: 4-5).
  • El Mesías es nuestro gozo : “Estas cosas que te he dicho, para que Mi gozo permanezca en ti, y que tu gozo sea pleno” (Juan 15:11).

Israel

Web designer y amante de la Fotografía, no solo creo en Dios, sino LE CREO A DIOS, alegre, easygoing, despistado y muchas cosas mas... Pero sobre mi no importa, TODO es sobre Yeshúa HaMashiaj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: