YESHUA Y LAS COPAS DE PESAJ

Write by:

Las cuatro copas de Pesaj son una parte integral del Seder.¬†Representan cada una de las cuatro promesas que el Se√Īor hace a su pueblo en √Čxodo 6: 6-7.

1. La Copa de Santificación

¬ęTe sacar√© de debajo de las cargas de los egipcios¬Ľ.

La primera copa es la de la santificaci√≥n.¬†Se vierten cuatro copas de vino durante el curso del Seder.¬†Cuando bebemos la copa de la santificaci√≥n, recitamos: ¬ęTe sacar√© de Egipto¬Ľ.
¬ŅNo es maravilloso el Se√Īor? Pi√©nselo, los hijos de Israel fueron esclavizados en Egipto durante 400 a√Īos. ¬°Sus l√°grimas eran amargas! Comenzaron su estad√≠a como invitados dignos, pero con el cambio de tiempo y r√©gimen, se convirtieron en esclavos. El yugo de la esclavitud era duro y pesado. Durante la Pascua, recordamos c√≥mo Dios sac√≥ a los hijos de Israel de la esclavitud y nos convirti√≥ en una gran naci√≥n con un nombre y un gran prop√≥sito.
Ver√°n, Israel siempre tuvo un prop√≥sito y un llamado: ¬°ser luz para las naciones (Isa√≠as 42: 6, Isa√≠as 49: 6, Hechos 13:47) y traer al Mes√≠as Yesh√ļa al mundo! Sin el pueblo jud√≠o, sin Pesaj, no tendr√≠amos al Mes√≠as. Que tristeza solo pensar eso.

Cuando bebemos la copa de la santificaci√≥n, recordamos que Dios sac√≥ a Israel de la esclavitud y el milagro de que el Mes√≠as vino a trav√©s del linaje de David.¬†Tambi√©n oramos fervientemente por los muchos jud√≠os que todav√≠a est√°n en esclavitud espiritual, que a√ļn no han abrazado a Yesh√ļa, su propio Mes√≠as.

 

2. La Copa de la Liberación o la Copa de Juicio

¬ęTe rescatar√© de su esclavitud¬Ľ.

En estos d√≠as, a nadie le gusta hablar sobre el juicio del Se√Īor. Sin embargo, es una verdad b√≠blica que todas las personas, tanto jud√≠as como gentiles, est√°n bajo el juicio de Dios a menos que acepten la salvaci√≥n, es decir, la expiaci√≥n sustituta, a trav√©s de Yesh√ļa el Mes√≠as (Romanos 5: 9, 1 Cor. 15: 1-5, Juan 14: 6). Hay ense√Īanzas por ah√≠ que dicen que los jud√≠os no necesitan a Yesh√ļa para estar bien con Dios, pero esto va en contra del evangelio mismo. En Juan 14:6 Yesh√ļa dice:

¬ęYo soy el camino, la verdad y la vida: nadie viene al Padre sino por m√≠¬Ľ.

Incluso en la historia de la Pascua misma, los hijos de Israel no pod√≠an descansar en su condici√≥n de israelitas. Tuvieron que responder al m√©todo que Dios escogi√≥, el sacrificio del cordero pascual, para ser salvos de la 10¬™ plaga de la matanza de los primog√©nitos.¬†Del mismo modo, hasta que el pueblo jud√≠o responda a Yesh√ļa, el camino de la salvaci√≥n eterna, el pueblo jud√≠o todav√≠a est√° bajo el juicio de Dios.¬†Romanos 1:16 dice:

¬ęPorque no me averg√ľenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para salvaci√≥n a todos los que creen, al jud√≠o primero y tambi√©n al griego¬Ľ.

Tengamos un sentido de urgencia al compartir con nuestros amigos y familiares jud√≠os, sabiendo que, as√≠ como los hijos de Israel escaparon de Egipto a toda prisa, nuestro tiempo en la tierra es fugaz: cada momento es precioso.¬†¬°Te animo a que compartas a Yesh√ļa con tu amigo o familiar jud√≠o.

 

3. La Copa de la Redención

¬ęTe redimir√© con un brazo extendido¬Ľ.

La Copa de la Redenci√≥n es la tercera copa del Seder de Pascua y es la primera copa que se bebe despu√©s de la comida.¬†Se cree que es la Copa de la Redenci√≥n con la que Yesh√ļa instruy√≥ a los disc√≠pulos a participar en la √ļltima cena, ya que ambos relatos en Mateo 26:27 y Lucas 22:19 describen la copa que se est√° tomando¬†despu√©s de¬†la comida.¬†El relato de Lucas incluso se refiere a la √ļltima comida que Yesh√ļa tuvo con sus disc√≠pulos como ¬ęPascua¬Ľ (Lucas 17:15).¬†En este vers√≠culo espec√≠ficamente, Yesh√ļa les dice a sus disc√≠pulos:

¬ęHe deseado sinceramente comer este Pesaj con ustedes antes de sufrir¬Ľ.

La copa de la redenci√≥n significa tradicionalmente el sacrificio del cordero pascual que salv√≥ a los israelitas de la 10¬†¬™plaga de la matanza de los primog√©nitos.¬†Esta copa tradicionalmente recuerda c√≥mo el Se√Īor redime a Israel con un brazo extendido.

Por lo tanto, es muy conmovedor cuando Yesh√ļa les dice a sus disc√≠pulos que el vino en esta copa es:

¬ęMi sangre del pacto, que se derrama por muchos para el perd√≥n de los pecados¬Ľ.

As√≠ como la sangre del Cordero de la Pascua cubri√≥ a los israelitas y egipcios creyentes en Egipto, ¬°la sangre de Yesh√ļa cubre a los creyentes jud√≠os y gentiles de hoy!

 

4. La Copa de Alabanza

¬ęTe tomar√© como mi pueblo¬Ľ.

¬°La Pascua est√° sobre nosotros!¬†¬°Qu√© incre√≠blemente emocionante!¬†La¬†4¬™ copa del Seder es la Copa de Alabanza. ¬°Al beber esta copa, cantamos y nos alegramos de que Israel se haya convertido en una naci√≥n en el Sina√≠! El l√≠der del Seder menciona que el Se√Īor nos ha recordado; y hasta el d√≠a de hoy, Dios ha recordado el pacto eterno que hizo con Abraham en G√©nesis 17:7. Tradicionalmente cantamos Dayenu¬†– ¬ęhubiera sido suficiente¬Ľ – y salmos de alabanza.¬†En la canci√≥n¬†Dayenu¬†, ¬°agradecemos a Dios por liberarnos de los egipcios, llevarnos a trav√©s del Mar, y sacarnos como Am Yisrael, el pueblo de Israel!

Sin embargo, esta copa tiene un sabor agridulce, ya que los que estamos fuera de Israel recordamos que todav√≠a estamos en la Di√°spora, exiliados de Tierra Santa. Los jud√≠os m√°s observadores se refieren a la di√°spora como ¬ęel galut¬ę, que es la palabra hebrea para exilio. En el juda√≠smo tradicional de hoy, se entiende com√ļnmente que la destrucci√≥n del Segundo Templo en el a√Īo 70 DC, y el exilio resultante de la Tierra es el castigo de Dios al pueblo jud√≠o por el ¬ęodio infundado¬Ľ de la gente unos contra otros en el primer siglo. A pesar de que nuestro pueblo ha sido parcialmente restaurado en Israel, nuestra patria hist√≥rica, entre el pueblo jud√≠o tradicional, todav√≠a existe una sensaci√≥n de anhelo y expectativa, ya que no todos los exiliados se han reunido desde los cuatro rincones de la tierra, y el Mes√≠as a√ļn no ha llegado. ‚ÄďPero claro que lo ha hecho!

Incluso dentro de la verg√ľenza de Galut, existe la esperanza de que este estado de exilio sea temporal, as√≠ como el castigo de un ni√Īo amado es temporal. ¬°Dentro de la pesadez de la pena del exilio, hay una esperanza al beber esta 4¬™ copa, que Dios perdonar√°, restaurar√° al pueblo jud√≠o, los traer√° de vuelta a la Tierra de Israel y que, finalmente, el Mes√≠as vendr√°! ¬°No s√© tu, pero mi coraz√≥n da un salto ante esta promesa!

En realidad, hay una quinta copa que expresa esta esperanza eterna: ¡estad atentos!

 

El ministerio del Mesías habla a cada una de estas cuatro promesas:

  • El Mes√≠as nos santifica¬†: ¬ęY por ellos yo me santifico a m√≠ mismo, para que tambi√©n ellos sean santificados por la verdad¬Ľ (Juan 17:19).
  • El Mes√≠as nos libera¬†: ¬ęY conocer√°n la verdad, y la verdad los har√° libres¬Ľ (Juan 8:32).
  • El Mes√≠as nos redime : ¬ęPero cuando lleg√≥ la plenitud del tiempo, Dios envi√≥ a Su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, para que pudi√©ramos recibir la adopci√≥n como hijos¬Ľ (G√°latas 4: 4-5).
  • El Mes√≠as es nuestro gozo¬†: ¬ęEstas cosas que te he dicho, para que Mi gozo permanezca en ti, y que tu gozo sea pleno¬Ľ (Juan 15:11).

Deja un comentario